Cómo puede el Yoga ayudarnos a vivir mejor

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Yoga

De qué se trata el Yoga, cuáles son sus beneficios y cómo acercarse a esta disciplina.

Mataji Indra Devi, la principal difusora de esta disciplina en nuestro país, sostenía que el Yoga es un arte y ciencia de vida que ayuda a desarrollar en forma armoniosa los aspectos físicos, mentales y espirituales, tomando al ser humano en forma integral.

Yoga significa unión, y se trata de un arte y una ciencia de vida nacida en la India hace miles de años que, por medio de posturas físicas (asanas) y actitudes mentales, nos enseña a mantenernos abiertos a una mejor percepción del mundo para lograr la salud, la paz y la felicidad en la vida cotidiana.

De qué se trata

El Hatha Yoga, el Yoga del bienestar físico (la rama más difundida de esta disciplina en Occidente) consta principalmente de cuatro componentes esenciales: la respiración completa, las posturas o asanas, la relajación física y mental; y la meditación.

Al practicar yoga se moviliza y aumenta la reserva natural de energía de nuestro ser y se desbloquean y estimulan centros energéticos que de otra manera sería imposible movilizar.

Entre otras virtudes, gracias a este trabajo se logra mayor estimulación, elasticidad y tonificación de músculos superficiales y profundos, articulaciones y columna, al tiempo que se consigue una relajación de todos los miembros del cuerpo.

Vamos por partes

Veamos en qué consiste cada uno de esos componentes básicos del Yoga:

  • La respiración completa, o profunda, es la base en la práctica del Yoga. La respiración es consciente, utilizando en su totalidad la capacidad pulmonar, y afecta no sólo el proceso de oxigenación del torrente sanguíneo sino que además beneficia el funcionamiento general del organismo.
  • Las asanas no son ejercicios, son posturas que se van asumiendo y deben mantenerse, acompañadas de la respiración completa, y de una actitud mental relajada y concentrada. Las posturas de Yoga tienen propiedades curativas, recuperativas y preventivas.
  • La relajación en forma consciente y dirigida ayuda a recomponer el equilibrio energético en el cuerpo, aflojando y liberando las tensiones y contracturas que en el mismo se producen como consecuencia natural de las presiones diarias.
  • La meditación tiene por finalidad lograr la quietud y apaciguamiento de la mente. Meditar no es dejar vagar la mente en forma totalmente libre. Muy por el contrario meditar es tratar de centrarla en un punto. Para ello se pueden utilizar distintos instrumentos como mantras, u objetos externos concretos (la llama de una vela, una flor, una imagen, etc.), o internos semisutiles (la respiración, latidos del corazón, etc.), se logrará disminuir lentamente la emisión de pensamientos. A este objetivo se arribará a través de una práctica constante y bajo la guía de un instructor o maestro experimentado.

Para quiénes

El Yoga es muy recomendable para todos: niños, ejecutivos, deportistas, personas mayores, embarazadas… todos pueden practicarlo, siempre y cuando encuentren una clase personalizada que se adapte a sus posibilidades y necesidades.

Además, esta disciplina es especialmente recomendable para todas aquellas personas que conviven diariamente con tensiones, nervios y estrés laboral, ya que les permite conectarse con su interior en forma natural y armónica, sin medicación, consiguiendo una mejoría significativa en los tres planos del ser: en el plano físico, mediante los ejercicios de postura, obteniendo mayor desarrollo de elongación y tonicidad muscular; en el plano mental tranquilizando los nervios y logrando mejorar la capacidad intelectual a través de la enseñanza y aplicación de una correcta respiración, relajación y concentración; y en el plano emocional alcanzando una notable armonía y un equilibrio sostenido en las emociones.

También es ideal para aquellas personas que necesitan corregir malas posturas o que sufren de dolores en la columna, ya que ayuda a tomar conciencia del propio cuerpo y a reencontrar el bienestar físico, mental y espiritual.

 

Quién fue Mataji Indra Devi

Indra Devi, conocida en América como la “primera dama del yoga”, nació en Riga (Rusia), el 12 de Mayo de 1899. Su madre perteneció a la nobleza rusa y su padre era de origen sueco. Desde muy joven, Eugenie Peterson (su verdadero nombre) se sintió atraída por la India, por su cultura y su espiritualidad. Allí vivió durante doce años y comenzó su entrenamiento de yoga después de haber sido curada por medios yóguicos de una dolencia cardiaca que le había aquejado durante cuatro años. Con su primer marido vivió en Shangai, donde fundó la primera escuela de Yoga de China (1939). Años más tarde, finalizada la primera guerra mundial, regresó a la India, donde perfeccionó sus estudios de yoga y escribió su primer libro “Yoga” (1948).

Luego del fallecimiento de su esposo se embarcó hacia California, donde dio clases y conferencias de yoga en Hollywood. En 1953 contrajo matrimonio con un médico que la ayudó mucho en su trabajo y hacia los años ‘60 ocupó los titulares de la prensa internacional como la mujer que introdujo el yoga en el Kremlin. En esos años se mudó a Tecate, México, donde estableció un centro internacional de adiestramiento para maestros de yoga.

En 1982, vino a la Argentina por primera vez y en 1985 se radicó definitivamente en nuestro país, comenzando una amplia tarea de difusión del yoga clásico, dando conferencias y seminarios en distintas ciudades de Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile, México, España y Alemania.

En junio de 1988 creó la “Fundación Indra Devi, Yoga, Arte y Ciencia de Vida”. Su incansable labor, en los años venideros, hizo que realizara innumerables viajes al interior de nuestro país, países limítrofes, EE.UU., Europa, Rusia, India, dictando cursos, conferencias y seminarios acompañada por David Lifar, actual director de La Fundación. El 12 de Mayo de 1999 festejó su cumpleaños Nº 100 en el mini-estadio del Club Ferro Carril Oeste, junto a más de 3500 personas.

A partir del año 2001 fue reduciendo su actividad publica remitiéndose a recibir alumnos y público en general, en pequeños grupos. Siguió así con su dilatada tarea hasta el 25 de abril de 2002, cuando a las 2:15 AM, Mataji Indra Devi se “liberó de su vehículo”.

Recomendaciones para la práctica del Yoga

Aquí van algunas sugerencias básicas para tener en cuenta antes de practicar Yoga por primera vez:

  • Llevar ropa cómoda.
  • Es aconsejable realizar un examen médico previo que apruebe la realización de todos los ejercicios o recomiende algunos para corregir determinadas dolencias.
  • La práctica debe comenzarse transcurridas dos o tres horas después de ingerido el último alimento.
  • Conviene abstenerse de realizar las prácticas en el primer día del ciclo menstrual.
  • Las posturas deben realizarse con la atención enfocada en las mismas, el cuerpo relajado y la mente calma. Cualquier aclaración puede ser solicitada al instructor al final de la práctica.
  • Es conveniente realizar cada postura o ejercicio respiratorio dentro del límite de las propias posibilidades, evitando esfuerzos innecesarios.
  • Los resultados se obtendrán con paciencia y perseverancia.
  • No se aconseja la ducha posterior a la práctica.