Tonifica tus músculos, mejora el ritmo cardíaco y libera tensiones bailando

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Bailar

Mejora el ritmo cardíaco y libera tensiones bailando

Bailar brinda un gran número de beneficios para la salud,  elige el estilo más adecuado para tus necesidades y mejora tu vida mientras te diviertes bailando.

Existe una nutrida variedad de bailes, a continuación te brindamos una lista de los más populares en gimnasios y salas de baile.

  • Ritmos latinos

Este tipo de ritmos combina música de origen afrocubano (de países como Venezuela, Colombia, Brasil y Cuba) con distintos estilos de baile: salsa, merengue, mambo, chachachá y samba, aunque también existe fusión por la introducción de música electrónica y pop.

Los ritmos latinos se bailan con movimientos muy sensuales de caderas y piernas. La base de todo es el famoso “1, 2, 3”. En los gimnasios, las clases de latino son parecidas a las de aeróbic y cuentan con un calentamiento aeróbico, una parte en la que se repasan los pasos básicos para entrar en ritmo y otra cardiovascular en la que se aprende una coreografía.

En las academias los ritmos latinos suelen aprenderse en pareja, ya que en este tipo de baile existe un juego de roles entre hombre y mujer, y cada uno hace pasos diferentes.

Beneficios: como se basan en movimientos de piernas, cadera y glúteos, estas zonas son las que más se tonifican y moldean. Sin embargo, también se realiza un trabajo cardiovascular de baja intensidad y se desarrolla la coordinación. Además, bailar estos ritmos es ideal para despedirse del estrés y pasarla bien.

Indumentaria: para bailar latino el cuerpo pide ropa ajustada, lo ideal es elegir una pollera corta sobre unos pescadores y un top o una remera anudada. Las zapatillas pueden ser de fitness.

  •  Danza árabe

Se trata de una danza muy antigua que nace en el norte de África y alcanza gran auge en Egipto. Cada país árabe tiene sus variaciones y folclore propios, lo que hace que haya diferencias en los distintos bailes, de acuerdo al lugar de donde provenga.

La danza del vientre egipcia, por ejemplo, incluye los bastones en algunos bailes, con música también egipcia o árabe, cantada o de percusión. Es fundamentalmente una danza hecha para la mujer, que las hace sentir más femeninas y elegantes, y que despierta su sensualidad.

En las clases, por lo general, se comienza con un calentamiento articular suave al ritmo de una música lenta. Luego sigue un calentamiento más rápido y alegre de cabeza, hombros y caderas al ritmo de la percusión, y después comienza la clase en sí, en la que se enseñan los distintos pasos y movimientos, como los ochos -que son los movimientos típicos de caderas-, ondulaciones y golpes de cadera, y la forma de unirlos unos con otros. El trabajo de brazos y manos es muy importante en esta danza, ya que aportan elegancia y suele costar coordinarlos con los movimientos del cuerpo.

Beneficios: los beneficios psicológicos que esta danza posee son muchísimos: practicar danza árabe ayuda a cambiar la manera de relacionarse con los demás y hace que la mujer se pueda sentir más relajada, sensual y segura de sí misma. También son muchos los beneficios físicos, ya que este baile alarga la figura, trabaja intensamente la zona del vientre y las caderas, y moldean y endurece las piernas. Un último dato para tener en cuenta: favorece el funcionamiento del aparato reproductor porque fortalece los músculos de la vagina y disminuye las molestias de la menstruación y la menopausia.

Indumentaria: la ropa para esta danza tiene que ser cómoda. Lo mejor es un pantalón y un top, unas zapatillas parecidas a las de ballet y un pañuelo a la cintura. Los impresionantes trajes de danza sólo se utilizan para hacer exhibiciones.

  •  Hip hop

La profesora Romina Palacios cuenta que “en una clase de hip hop se mezclan pasos de jazz, break dance, ritmos afro y danza contemporánea. Los movimientos son muy coreografiados e intensos, cortantes y expresivos, y se emplean sobre todo los brazos y el tronco. En un gimnasio, estas clases combinan un entrenamiento aeróbico con una coreografía de pasos. En cambio en las academias se le da mayor importancia a la técnica sobre el entrenamiento y normalmente la dificultad es mayor”.

Beneficios: con respecto a los resultados que se pueden esperar, este tipo de clases desarrollan la coordinación y el sentido del ritmo. Si se realiza un buen trabajo aeróbico, mejorará la capacidad cardiovascular y se conseguirá un buen estado físico.

Indumentaria: en cuanto a la indumentaria adecuada para practicarlo, se recomienda ropa ancha y cómoda, que facilite y potencie el efecto estético de los movimientos. Para completar el look vale todo: gorras, pañuelos, polainas, coderas, rodilleras, cinturones y zapatillas, que pueden ser las comunes -no hace falta que sean de fitness, ya que no hay grandes impactos-.

  •  Ritmos afro

La danza africana es sinónimo de ritmo, fuerza, vitalidad y vida. Cada país tiene su tipo de baile y de música, pero todos tienen un significado: celebraciones, rituales, bailes de seducción, de boda, de guerra, etc.

Estas danzas se bailan al ritmo de tambores y cantos, en un ambiente primitivo y mágico. Son ritmos pegadizos y contagiosos que se pueden bailar también con música dance o tecno en los boliches o fiestas.

Los movimientos y la técnica de estos bailes son muy básicos y fáciles, pero son muy intensos físicamente. Todo el cuerpo se mueve rítmicamente e incluso hay saltos y acrobacias. Por eso el precalentamiento es fundamental, en el que se puede correr, estirar y hacer movimientos generales.

Beneficios: como se trata de un auténtico entrenamiento físico, practicando este tipo de danza se conseguirá fuerza y resistencia, pero también sirve para liberar tensiones y quitarse muchos complejos de encima.

Indumentaria: para aprenderla y practicarla hay que usar ropa de deporte, pero se tiene que estar descalzo. En los espectáculos y exhibiciones se emplea la ropa típica de cada país.