Gravedad cero: técnica de relajación

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Gravedad cero

La gravedad cero se trata de una técnica con grandes beneficios para la salud y el bienestar general. Los estudios científicos aseguran que flotar ayuda a reducir el estrés, balancea el sistema endocrino, mejora la calidad del descanso, ayuda a controlar y reducir dolores, fomenta la creatividad, permite conectarse mejor con los propios sentimientos, estimula el desarrollo personal e incrementa el rendimiento físico e intelectual.

Las técnicas de relajación al alcance de las personas que viven en las grandes ciudades son cada vez más numerosas. Esto se debe, sin lugar a dudas, a la enorme necesidad de recuperar la paz interior y el descanso que implican los requerimientos de la agitada vida moderna. El estrés que proporcionan las duras y largas jornadas de trabajo, sumado a la inquietud e inseguridad que genera la imprevisibilidad del futuro, producen un deterioro en la calidad de vida que es imprescindible revertir.

Por estos motivos, las actividades y los ejercicios relacionados con la búsqueda de la conexión interior, la meditación, relajación y el autoconocimiento son fundamentales para lograr una buena salud.

Sin embargo, métodos tan sólidos y eficaces como el yoga o la meditación requieren de tiempo y disciplina para que sus beneficios produzcan el efecto deseado, cosa que no todo el mundo posee o tiene ganas de desarrollar. Para todas estas personas y para aquellos que tengan ganas de experimentar una sensación definitivamente reparadora y armónica existe otra solución respaldada por numerosos estudios médicos y científicos, y que no requiere de un conocimiento previo o un esfuerzo adicional: la flotación.

Poco esfuerzo, gran relajación

¿De qué se trata esta técnica? Muy sencillo: una cabina tipo tanque de aproximadamente 30 cm de profundidad es llenada con 600 litros de agua y 300 kilos de sales Epsom (sulfato de magnesio), lo que crea una solución cinco veces más densa que el agua del mar que logra que aquella persona que introduzca su cuerpo en este líquido flote en la superficie sin ningún tipo de esfuerzo, liberándolo de la fuerza de la gravedad.

Como consecuencia de la densidad de la solución, se pierde absolutamente la noción del peso del cuerpo y todos los músculos comienzan a relajarse de una forma totalmente reparadora. La combinación del silencio absoluto o la música relajante que se puede solicitar, de la oscuridad (o semi penumbra si así lo desea) y el ambiente cálido provee el entorno ideal para relajarse y dejar de lado las preocupaciones de la vida cotidiana.

Durante el tiempo que dura la sesión (una hora aproximadamente), se eliminan todos los estímulos externos (vista, sonido, sensaciones tácticas y gravedad), lo que produce una reducción hasta del 90 por ciento de las señales enviadas del sistema nervioso al cerebro, generando de inmediato un estado muy profundo de relajación física, nerviosa y mental.

En el entorno privado de la flotación, la mente se deja libre para explorar los propios pensamientos sin ninguna distracción. La tranquilidad hace que, poco a poco, el cuerpo y la mente se recuperen del estrés, y al salir de la sesión uno se siente renovado, estimulado y totalmente fresco, dejando de lado por bastante tiempo los problemas que genera la actividad diaria y clarificando la mente para resolverlos con mayor precisión.

Los que practican asiduamente la flotación aseguran que en las horas siguientes a las sesiones suelen encontrar soluciones a problemas que antes veían muy complicados o concebir ideas nuevas, y observan que es un momento en el que adquieren particular gratificación y productividad para realizar actividades como la lectura, el estudio, el desarrollo de un proyecto o el escuchar música.

Beneficios para el cuerpo y la mente

El tanque de flotación es simplemente un medio físico para una terapia natural conocida como Terapia de Restricción de los Estímulos del Entorno (REST, según las siglas en inglés). Esta es una de las formas más rápidas y efectivas de conseguir aliviar el estrés. El aspecto sorprendentemente distendido de las personas después de sólo una hora de flotación lo confirma. Y aunque este es uno de los efectos más evidentes, flotar tiene una multitud de beneficios, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Manejo total de la tensión: flotar es uno de los máximos recursos para el alivio de la tensión. La mayoría de las personas sienten la diferencia después de una sola sesión. Al promover una calma total y una relajación llena de paz, esta agradable técnica proporciona alivio de la tensión tanto mental como física. Elimina la fatiga y mejora el sueño, dando energía, rejuveneciendo y revitalizando. Funciona rompiendo el ciclo de tensión/reacción, activando la respuesta de relajación que fortalece y equilibra el sistema endocrino. Sus efectos no sólo se sienten durante la sesión misma, sino también mucho tiempo después.
  • Control eficaz del dolor y otros beneficios físicos: estar suspendido en un medio líquido disminuye la producción de cortisol, ACTH, ácido láctico y adrenalina, mientras que aumenta la producción de endorfinas, por lo que resulta uno de los métodos no farmacológicos más consistentes y eficaces para combatir el dolor y acelerar la rehabilitación y recuperación de enfermedades físicas y lesiones. Es especialmente útil contra enfermedades como artritis, tortícolis, ciática, asma, problemas de espalda baja, dolor de tensión, embarazo, reumatismo y migrañas. También mejora la circulación y la distribución de oxígeno y fortalece el sistema inmunológico.
  • Alivio de la depresión, la ansiedad y el miedo: este es un método científicamente comprobado de efecto prolongado y muy eficaz para la liberación de las hormonas vitales que naturalmente dan placer: las betaendorfinas. Eleva el estado emocional alterando la bioquímica del cerebro de una manera sana. Refuerza la hipnoterapia y la autohipnosis, aumentando la motivación, disminuyendo la depresión, la ansiedad y el miedo, y facilitando la liberación de las fobias.
  • Superación de hábitos y adicciones: algunas sustancias y actividades estimulan artificialmente los centros del placer del cerebro, retardando nuestra propia habilidad natural de experimentar placer. La flotación ayuda a restaurar el equilibrio de manera natural, accediendo directamente y reconstruyendo las vías para la liberación de esas hormonas y bioquímicos que producen bienestar.
  • Aumento del poder mental y crecimiento personal: la cabina de flotación ha demostrado ser un excelente ambiente en donde abordar los problemas como perder peso, dejar de fumar o adquirir confianza y decisión. Con la ayuda de discos especiales, uno puede aumentar la memoria, mejorar la concentración y aprender nuevos temas utilizando técnicas de súper aprendizaje en este ambiente óptimo y altamente conducente.
  • Intensificar la creatividad: la flotación estimula la sincronización de los hemisferios derecho (creativo) e izquierdo (lógico) del cerebro y cambia las ondas cerebrales de beta a frecuencias más bajas, como alfa, theta e incluso delta. Uno experimenta una sensación altamente creativa -que es similar a la que normalmente ocurre entre el dormir y el despertarse- conocida como el estado hipnológico. Este estado alterado de conciencia nos permite entrar en la mente subconsciente. Flotar crea claridad y agudeza mental, aumentando la creatividad y la habilidad para resolver problemas. También acentúa la visualización, profundiza la meditación, expande la conciencia, intensifica la agudeza de todos los sentidos y acelera el aprendizaje.
  • Mejoras deportivas: en este aspecto, este tipo de terapia trabaja en cuatro frentes, que son los siguientes:
  1. Relajación y descanso físico intenso, que conducen a una mayor vitalidad y una mejoría en la actuación.
  2. Prevención de lesiones por entrenamiento excesivo debido a tensiones musculares residuales.
  3. Alivio rápido y eficaz del dolor causado por lesiones y aumento en la habilidad de recuperación del ejercicio intensivo.
  4. Aumento de confianza, coordinación y calma a través de perfeccionar la técnica del juego interno, también conocido como la “gracia bajo presión”.

Cómo es una sesión

Durante una sesión, el paciente comienza observando cómo el agua va llenando la pileta en la que se sumergirá. Mientras tanto, puede tomar una ducha para preparar el cuerpo. El proceso de llenado puede durar entre cinco y diez minutos.

El agua es filtrada entre un usuario y otro, para cumplir con las más estrictas normas de higiene y salubridad, logrando un óptimo estado de flotación y relax, y todo el proceso es controlado por un sistema tecnológico que permite mantener estable el medio ambiente (temperatura interior y exterior de la sala, medidor de salinidad del agua, filtrado y purificación del agua, música).

Cuando todo está listo, el paciente ingresa en la sala, en la que permanece solo. Deja a un costado su bata y se sumerge en la pileta. El agua está a una temperatura que armoniza con el propio calor corporal: entre 33.5 y 34.5º. Si lo desea, mientras se relaja y flota sin ningún esfuerzo puede escuchar música suave y regular la intensidad de las luces.

Todos aquellos que experimentaron la flotación coinciden en señalar que, durante la sesión, se produce una intensa conexión interior: se pueden escuchar los latidos del corazón, aminorar el ritmo de la respiración, relajar los músculos y “bajar las revoluciones” provocadas por los estímulos del mundo exterior. Finalizada la sesión, al cabo de aproximadamente una hora, el paciente debe volver a ducharse para limpiar el cuerpo de los restos de salinidad y ya está listo para reiniciar sus actividades cotidianas.

Sólo queda probar

Cada vez son más las personas que se animan a practicar esta técnica de relajación. La actriz Inés Estévez, el músico Polo Román y el conductor y periodista Eduardo de la Puente son sólo algunos de los nombres célebres que recomiendan la flotación a quien quiera escucharlos.

Como con tantas otras cosas, sólo es cuestión de atreverse a experimentar nuevas sensaciones.

Flotación y después

Estos son algunos de los principales efectos a largo plazo de la flotación:

  • Ayuda a reducir el estrés.
  • Aumenta el balance del sistema endocrino.
  • Mejora y acelera el descanso físico.
  • Controla el padecimiento de ciertos tipos de dolores (de espalda, migrañas, artritis reumatoidea, ciática, asma).
  • Alivia dolores musculares.
  • Fomenta la creatividad, facilitando el fluir de las ideas.
  • Estimula el poder cerebral y el desarrollo personal, lo que influye positivamente en el aprendizaje, memoria, concentración y relajación.
  • Produce alivio en tratamientos en curso contra ansiedad, fobias, depresión y autismo.
  • Permite liberarse del control durante la sesión y agudizar así la capacidad de observar procesos esenciales como la respiración y la circulación sanguínea.
  • Incrementa el rendimiento físico en deportistas durante la competencia.

Precauciones, contraindicaciones y advertencias

A pesar de que esta técnica puede ser realizada prácticamente por cualquier persona, hay ciertas cosas que hay que tener en cuenta si usted está decidido a flotar. No podrán sumergirse en este mundo personas bajo las siguiente condiciones:

  • Mujeres durante su ciclo menstrual.
  • Personas con infecciones en la piel.
  • Aquellos que padezcan enfermedades contagiosas o infecciosas.
  • Gente con aceites, maquillaje o cremas en el cuerpo.
  • Alguien que esté bajo la influencia del alcohol o las drogas.
  • Epilépticos, a menos que sea bajo supervisión médica.
  • Personas que sufren baja presión (hipotensión arterial).

Otras cuestiones importantes para tener en cuenta son las siguientes: si ingiere alimentos antes de la sesión procure que sea algo liviano; no se depile ni afeite ese día y, si está embarazada, pida el consejo de su médico antes de realizar una sesión de flotación.