Herramientas para interpretar los sueños

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

sueño

Veremos algunas herramientas y claves prácticas y sencillas para el análisis y la interpretación de los sueños. Además para ver qué representan los símbolos que aparecen frecuentemente en el lenguaje del inconsciente.

Pero no hay que olvidar que sólo se trata de una guía, y que el significado personal de cada sueño sólo puede descubrirlo la persona que lo tuvo.

Los símbolos generales o arquetipos pueden funcionar como herramientas para el análisis de los sueños: a continuación les damos algunas interpretaciones generales de visiones oníricas comunes, cuya aplicación a un sueño propio puede resultar clave para su comprensión.

  • Accidentes: autocastigo. El hecho de inquietarse por accidentes ocurridos a otras personas esconde agresividad hacia ellas. También pueden ser premonitorios: indican la necesidad de ser prudente.
  • Acostarse: indica la necesidad de ayuda para superar ciertos conflictos.
  • Actores: son partes de uno mismo, talentos escondidos que pujan por salir a la luz.
  • Agresión: rabia contenida. Si se vuelve contra uno mismo puede engendrar un sentimiento de culpa injustificado.
  • Agua: profunda necesidad de cambios emocionales. También significa energía, fuente de la vida. Tranquila o en movimiento, pero contenida dentro de sus límites, el agua da un sentido favorable a los sueños.
  • Angustia o emociones: cuando se vive angustia u otra emoción, quiere decir que existen realmente en nuestra vida de vigilia, aunque sea en forma oculta.
  • Animales: hablan de nuestra propia naturaleza animal.
  • Ascender o descender: búsqueda del éxito.
  • Aves: imagen del alma, comienzo de transformación psíquica. Imaginación, libertad, deseos de evasión. El vuelo del ave simboliza la liberación del alma. Puede también señalar ideas obsesivas cuando vuela sin objetivo en un espacio estrecho.
  • Bañarse: indica la necesidad de olvidar el pasado y empezar algo nuevo.
  • Caída: temor de entregarse al placer sexual. Miedo al fracaso.
  • Cajas o prisiones: restricciones, inhibiciones intolerables.
  • Catástrofes: deseo de cambio y de tomar nuevas actitudes ante la vida.
  • Conflictos: confusión, estrés; necesidad de tomar una decisión que aún no ha llegado al estado consciente.
  • Crímenes: representan las propias emociones.
  • Dinero: tiempo, energía, amor, culpabilidad, celos.
  • Casas o edificios: uno mismo, el cuerpo, estructura de la propia vida, disposición de espíritu. Un extraño en una casa representa una parte de uno mismo que no se reconoce; las escaleras evocan la sexualidad.
  • Enfermedades: necesidad de reposo, de atención, de reconocimiento.
  • Flores: belleza, amor, ternura, órganos genitales. También representan lo efímero y fugaz.
  • Fuego: pasión, deseo, alegría, o amenazas e impotencia.
  • Grutas, oscuridad: incertidumbre, necesidad de seguridad.
  • Insectos: algo que nos atormenta.
  • Inundación: sentimiento que se ha vuelto invasor.
  • Máquinas: hábitos, rutina, lenguaje corporal.
  • Muerte: la propia muerte representa la necesidad de descanso y retroceso. La muerte de un tercero simboliza hostilidad hacia esa persona o hacia una parte de nuestra personalidad encarnada en esa persona.
  • Olores y sonidos: sensualidad, anhelos, deseos ardientes.
  • Parálisis: conflicto no resuelto entre el temor y el deseo.
  • Persecución: conflictos debidos a la oposición entre los deseos y el miedo de verlos realizados.
  • Relojes: necesidades y estados emocionales.
  • Sexo: deseo de placer corporal; hambre, sed.
  • Sombras: el lado negativo de uno mismo.
  • Suciedad o excrementos: dinero, ego, sexo, rebelión.
  • Travesía: se han tomado buenas decisiones o se está a punto de tomarlas. Las colinas pueden simbolizar obstáculos en su realización.
  • Viajes y transportes: la parte de uno mismo que desea desarrollarse: los automóviles simbolizan la sexualidad o la existencia; los ómnibus, la vida social; los planeadores, las ideas; perder un tren, la seguridad de tener mucho tiempo por delante.
  • Vuelo: necesidad de evasión, libertad, relaciones sexuales o consuelo.

  

Los sueños y los arquetipos

 Las personas que aparecen en nuestros sueños y representan arquetipos son partes de nosotros mismos que buscan ser reconocidas o que dominan nuestra personalidad:

  • Madre, padre, sabio viejo: atención y sabiduría.
  • Bruja, ogro, monstruo: sentido de posesión y opresión.
  • Príncipe, princesa, hombre o mujer joven: amor, romance.
  • Prostituta, sirena: erotismo.
  • Héroe, heroína, amazona, cazador: el intelecto.
  • Sacerdotisa, mago, ángel: intuición e imaginación.
  • Soldado, demonio, ladrón: sentimientos negativos, instintos.
  • Bebé: sensualidad, seguridad, fe en un proyecto nuevo.

 

 Los sueños y el cuerpo

Las diferentes partes del cuerpo que aparecen como protagonistas de los sueños pueden hacer referencia a algunas cuestiones que nos preocupan, nos desvelan o nos importan especialmente en el momento que estamos atravesando.

Veamos qué nos dicen nuestros sueños cuando en ellos hay…

  • Barba: en el hombre, plenitud de fuerza vital. En la mujer, atributo masculino positivo o negativo, según el contexto del sueño.
  • Boca: parloteo excesivo: expresión emocional. Tener sed y hambre: avidez y deseo. Boca abierta cuyo fondo se ve claramente: invitación a penetrar en el mundo interior.
  • Brazo: brazo sano: justicia y posibilidad de obrar y crear. Brazo cortado o debilitado: castración. Brazos levantados con expresión de impotencia: incapacidad o sumisión.
  • Cabello: unión con la naturaleza animal o instintiva. Peluquería: hay que adaptarse al orden convencional. La abundancia o la carencia de cabello, cuidarlo o dejarlo en desorden, dicen algo sobre la naturaleza animal e instintiva de la persona.
  • Corazón: amor profano o místico. Intuición sabia y espontánea, en oposición al saber intelectual.
  • Cuello: punto de encuentro del mundo racional con el irracional, del intelecto con el sentimiento. El dolor de garganta habla de la angustia
  • Cuerpo: representación del inconsciente y sus partes (rara vez se sueña con el cuerpo completo).
  • Dientes: se asocian con la agresividad fálica masculina. Pérdida de dientes: desperdicio de la virilidad, del dinamismo, tanto físico como psíquico. También se asocian con una buena o mala salud.
  • Dedos: simbolismo fálico. Dedo cortado: castración. El índice estirado puede indicar una dirección a tomar.
  • Espalda: regiones invisibles del inconsciente, de donde puede surgir lo mejor y lo peor, casi siempre de manera imprevisible.
  • Hombros: fuerzas físicas y psíquicas capaces de soportar las exigencias del inconsciente o de la vida entera.
  • Muslos: símbolo erótico que rara vez aparece en los sueños.
  • Ojos: son el órgano del conocimiento. Visión clara: reconocer, admitir. Ceguera: oscuridad psíquica.
  • Oreja: símbolo femenino. La pérdida de una oreja representa el fin de la virginidad.
  • Pies: se relacionan con la posibilidad de avanzar por la vida.

 

Los sueños y los animales

Los animales representan diferentes características humanas, y echan luz sobre pasiones e instintos rechazados que delatan la esencia oculta de cada persona: reconocer el animal que reside en nosotros nos permite domesticarlo y utilizar en nuestro favor su energía particular.

  • Abeja: figura de valentía y de prosperidad, pero también de ardor belicoso.
  • Araña: terrores escondidos, confusión mental, repliegue sobre sí mismo, dificultad de comunicación, narcisismo.
  • Caballo: representa la parte disciplinada del instinto y conduce al cumplimiento de la naturaleza personal. El caballo negro indica miseria y pasión negativa. El blanco, falta de realismo. Si se encabrita o huye, muestra conflictos en la vida erótica del soñante.
  • Cerdo: la hembra es un símbolo de maternidad feliz y plena, y el macho, de maldad.
  • Ciervo: ansiedad debida a condiciones de existencia inadecuadas. Necesidad de ternura y dulzura.
  • Dragón: representa el inconsciente, donde los deseos reprimidos tienen vida propia. Aquel que lucha contra el dragón puede recuperar una parte de las energías inconscientes y utilizarlas para madurar, y así liberar el alma, virgen que el dragón tenía prisionera.
  • Elefante: temperancia, piedad, poder soberano, sabiduría, discernimiento, dominio de pasiones.
  • Gallo: virilidad y fecundidad. Símbolo de la vigilancia y del sol.
  • Gato: angustia, hostilidad, agresividad, duda. En los sueños de las mujeres, toma de conciencia de los componentes felinos de su naturaleza.
  • Jaguar: fuertes tendencias instintivas que se vuelven peligrosas: necesidad de poder y de goce carnal.
  • León: energía psíquica indómita que se abre camino hacia una personalidad nueva, más disciplinada en sus instintos.
  • Liebre o conejo: algo muy vivo ha sido fecundado en el soñante. También evoca la cantidad, a menudo en detrimento de la calidad.
  • Lobo: simboliza el aspecto oscuro e inconsciente de la personalidad que amenaza con ahogar la conciencia.
  • Mariposa: símbolo de renacimiento ligado al proceso de transformación psíquica, liberación de cadenas.
  • Oso: peligro potencial de lo reprimido en el inconsciente. Puede estar mostrando un período de regresión.
  • Pato: símbolo de la felicidad conyugal o de pareja.
  • Perro: animal amigo, símbolo de la animalidad conciliada. Si aparece maltrecho, indica que las fuerzas instintivas han sido descuidadas o maltratadas.
  • Pez: intermediario entre la psique y un aspecto del inconsciente que quiere hacerse consciente. Los grandes habitantes marinos, como la ballena, muestran el riesgo de que energías ocultas logren hundir las fuerzas conscientes.
  • Ratón: delata la presencia de ideas obsesivas agotadoras o la desaparición de un aspecto de la personalidad. Puede representar penas o deseos que carcomen la energía vital.
  • Serpiente: agresividad, pero también poder y sabiduría. Representa el inconsciente y las posibilidades que se mantienen latentes en el soñante.
  • Tigre: oscurecimiento de la conciencia, instintos rechazados que amenazan con inundar el inconsciente.
  • Toro: fuerzas naturales y poderosas, en particular sexuales, a punto de entrar en acción, que deben ser controladas. Impulso ciego e indómito.
  • Unicornio: animal de fábula con un cuerno que representa la fuerza y el poder divinos. Es el ideal inalcanzable que anidará siempre en el corazón humano.
  • Vaca: aspecto maternal y vegetativo de la vida. En la mujer, aconseja paciencia, bondad, humildad y sumisión.
  • Zorro: simboliza, en el hombre, la sabiduría y la sutileza inconscientes o no desarrolladas. En las mujeres, su parte masculina.

 

Los sueños y los colores

Los colores ocupan un lugar excepcional en la simbología tradicional desde los comienzos de la humanidad, y tienen en todos los pueblos de la antigüedad significados similares. A través de los sentimientos de simpatía o antipatía hacia uno o varios tonos se pueden descubrir emociones rechazadas, sentimientos olvidados y estados anímicos confusos.

  • Amarillo: intuición, capacidad de renovación, juventud y audacia, vanidad e inestabilidad.
  • Azul: tolerancia, equilibrio, autocontrol, generosidad, bondad, reflexión, necesidad de serenidad.
  • Blanco: síntesis de todos los colores. Es la luz, símbolo de la divinidad. Pureza y justicia divina. En su aspecto negativo, la luna.
  • Café o marrón: lo material, sadismo anal, agresividad, maldad, obstinación, avaricia, egoísmo. También representa la necesidad de confort físico y de seguridad.
  • Gris: falta de vigor, depresión, egoísmo, negación de compromisos, encierro narcisista, indiferencia, aburrimiento, frialdad, necesidad de tranquilidad.
  • Naranja: lujuria, necesidad intensa de goce sexual y de expansión general.
  • Negro: negación de la luz, la nada, error, lo que no es, ignorancia, maldad, falsedad. En este color se puede ver la expresión del complejo de abandono, la melancolía, el miedo a la vida y la desesperanza, así como la necesidad de independencia.
  • Rojo: alegría de vivir, optimismo, vigor, instinto combativo, tendencia agresiva, impulso sexual, pasión, necesidad de conquista.
  • Rosado: rojo y blanco asociados representan la seducción, la fidelidad, el amor, la carne y la pureza.
  • Verde: vigor sexual, necesidad de expansión, de ser valorizado y estimado; cultura y conocimiento.
  • Violeta: fusión amorosa, sumisión, necesidad de unión, de aprobación y de identificación con un ser amado, estado melancólico, necesidad de ternura y dulzura.

 

Los sueños y los números

  • Cero: símbolo matriarcal, emblema de la mujer fecundada.
  • Uno: comienzo de todo, creación, totalidad. Símbolo del origen absoluto y del fin, del Creador y del cosmos. La cifra I simboliza el ser y el falo.
  • Dos: la dualidad, la oposición, la razón. Encierra el fermento de la separación. Los antiguos lo asociaban con la Madre Tierra y con la sabiduría.
  • Tres: número de la evolución. Vida nueva y, a veces, despertar espiritual. Los tres aspectos del ser humano: físico, emocional y espiritual. Protección divina.
  • Cuatro: evolución psíquica que lleva a convertirse en un ser completo. Totalidad, raíz de todas las cosas. Número de lo material, estabilidad y abundancia.
  • Cinco: número de la naturaleza. Amor erótico, rebeldía, fuerza y justicia. Soñar con este número puede significar un período favorable, en lo espiritual o en lo material.
  • Seis: perfección, belleza, estabilidad, unión, fecundación, armonía. Es el equilibrio de fuerzas. Puede significar un cambio beneficioso para la vida del soñante.
  • Siete: orden y organización cósmicos. Rige el tiempo y el espacio. Totalidad divina, abundancia, castigo, iniciación femenina, virginidad, perfección y evolución.
  • Ocho: amor, amistad, prudencia, reflexión. Número de la resurrección y el renacimiento, del descanso y la justicia. Soñar con el 8 significa transformación.
  • Nueve: jerarquía, armonía, perfección de ideas, multitud, totalidad del ser. Absoluta perfección divina. Traslado positivo a planos más altos.
  • Diez: la cifra 10 muestra a la pareja: 1 es el falo, 0 es el huevo fecundado por el 1. Puede implicar el fin de un ciclo y el comienzo de otro.
  • Once: representa lo desconocido de un nuevo ciclo. Simboliza fuerzas liberadas.
  • Doce: rige el espacio y el tiempo y simboliza el orden y el bien. Plenitud, unión de cielo y tierra, armonía perfecta, totalidad. Acceso a planos superiores.
  • Trece: comienzo de una nueva vida, renovación.
  • Dieciséis: realización del poder material.
  • Cuarenta: fin de ciclo, aislamiento, cuarentena, transformación.

 

Amplificación

El método de análisis llamado “amplificación” ayuda a entender los sueños.

Para ello es necesario:

  1. Elegir un lugar y un momento de tranquilidad, en que se tenga la certeza de que nadie va a interrumpir.
  2. Según la preferencia, se puede poner alguna música armónica y suave que ayude a conectarse con el inconsciente.
  3. Leer varias veces el sueño, en caso de que se lo haya escrito. Si no, se lo revisa mentalmente intentando recordarlo.
  4. Se elige un motivo del sueño que haya despertado la curiosidad o que se encuentre especialmente raro. Puede ser un objeto, una persona, una parte del cuerpo, una piedra, un árbol, un animal, un número, etc.
  5. Se cierran los ojos, se respira profundo varias veces y se imagina ese objeto o persona. Hay que intentar sentir la relación que se tiene con el elemento elegido.
  6. Se hacen preguntas sobre el elemento elegido. Suponiendo que sea un árbol, se hacen interrogantes del siguiente tipo, anotándolas junto con las respuestas: ¿Qué es un árbol? ¿Para qué sirve un árbol? ¿Cómo es mi árbol del sueño? ¿Qué hace mi árbol? ¿Qué me recuerda? ¿Qué me gusta de él? ¿Qué rechazo de él? ¿A qué persona podría representar? ¿Soy yo el árbol? ¿Qué ventaja tiene ser un árbol? ¿Cómo se manifiesta un árbol en el mundo? ¿Qué beneficios puede traer un árbol? ¿Qué problemas crea? ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de tener un árbol? ¿Qué me gustaría que fuera mi árbol? ¿Qué le diría yo? ¿Qué me diría él a mí?
  7. Se revisan las respuestas.
  8. Se revisan los aspectos de la vida actual que producen mayor conflicto.
  9. Se intenta relacionar el elemento elegido (árbol) con algún aspecto de la vida actual.
  10. Se intenta definir la finalidad del elemento elegido en el sueño.