El juego del Tarot, ¿qué misterios esconde?

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

tarot

¿Cómo se determina la adivinación? ¿Cómo es posible que un oráculo funcione, revelando el futuro? ¿Qué es el tarot? ¿Es un simple juego de salón o una llave hacia el conocimiento?

El Tarot es un conjunto de cartas 78 dibujadas por artistas de todos los tiempos y culturas que permiten numerosas posibilidades de lectura y que relacionan a la persona con las líneas que determinan su camino evolutivo o su paso por la vida.

Esto se logra mediante símbolos que, como en los sueños, están conectados con el inconsciente de la persona, de modo que tienen un significado individual, y también con los arquetipos o símbolos universales, que pertenecen al inconsciente colectivo de toda la humanidad.

 

El mazo

Según las investigaciones, el tarot es un remoto antepasado de los actuales mazos de naipes. Al igual que la baraja española o inglesa, consta también de 4 palos (equivalentes a trébol, pique, corazón y carró), cada uno de los cuales tiene 14 cartas: 10 numeradas del 1 al 10 más las cuatro figuras de la corte: rey, reina, caballero y paje.

A estas 56 cartas se le agregan otras 22, llamadas los arcanos mayores.

 

Símbolos y arquetipos

Los mitos principales de la vida, aquellos que son válidos para todos los hombres, están representados en el tarot mediante un lenguaje visual y simbólico: los 22 arcanos mayores, que reflejan las vivencias y las experiencias principales del ser humano. Estas tendencias de la conducta humana son llamadas “arquetipos”, y tienen una validez universal: están presentes en todos los pueblos y culturas, y en todas las épocas de la raza humana.

Los símbolos, por otra parte, son palabras o imágenes que representan algo más que su significado inmediato y, a diferencia de los arquetipos, pueden tener un significado o una interpretación individual.

 

Los arcanos mayores

Cada uno de los 22 arcanos mayores tiene un número y un nombre, excepto La Muerte, que posee el número XIII pero oculta su nombre, y El Loco, que lleva su nombre pero carece de número (generalmente se le atribuyen el cero o el XXII).

Aunque el orden es igual en casi todas las barajas, existen algunas variaciones entre los diferentes tipos de Tarot, pero los principios que representan son los mismos. Tampoco tienen importancia los cambios en los nombres que se dan de una a otra baraja.

El significado de cada uno de los arcanos mayores es el siguiente:

  • El loco: un joven en peligro, pero optimista. No teme y mira hacia lo desconocido. Es instintivo e inocente. El sol brilla con buenas energías. Inicio de algo nuevo, dinamismo, optimismo, felicidad. Carta de crecimiento. Advierte contra la imprudencia.
  • El mago (I): el Mago, símbolo del poder, une las fuerzas divinas con lo terrenal. Sobre su cabeza tiene el signo del infinito y de la vida eterna: un ocho acostado. Voluntad, dominio, talento organizador y creador. Capacidad de comunicación.
  • La sacerdotisa (II): protección de la Ley Divina, que sólo puede ser conocida por los que están preparados. Fuerza creativa del subconsciente. Sabiduría, sentido común, serenidad. Secreto por develar, cuya respuesta está en el inconsciente.
  • La emperatriz (III): dominio sagrado sobre el universo. Progreso femenino. Su vientre abultado representa la fertilidad; en ella ha germinado lo que era sólo potencialidad. Riqueza material. Puede sugerir un embarazo. Disposición generosa o creativa.
  • El emperador (IV): el anciano emperador es la experiencia. Fuerza creadora, dominio, racionalidad, dotes de mando. Controla su sexualidad. Paternidad, individuos poderosos, liderazgo. Espíritu indomable y consecución de metas.
  • El sumo sacerdote (v): severidad y compasión. Mediador entre el cielo y la tierra. Buen consejero, guía espiritual. Preferencia por las formas y el ritual. Humildad, bondad, servidumbre. Persona a la que puede recurrirse en busca de ayuda.
  • Los enamorados (vi): una pareja desnuda que no tiene nada que ocultar. Armonía entre hombre y mujer. Indica que para aspirar a lo divino hay que armonizar lo consciente con lo subconsciente. Amor, unión, elección desde los sentimientos.
  • El carro (VII): dominio, voluntad y poder. Protección celestial. Triunfo en todos los aspectos de la vida, pero con esfuerzo y responsabilidad. Posible viaje. Autocontrol, autoconfianza. Adversidad posiblemente ya superada. Necesidad de revisión.
  • La justicia (VIII): equilibrio. Defensa de las causas justas y necesarias. Justicia, verdad, honestidad. Asuntos legales exitosos. Virginidad, virtud, honor. Justa recompensa, buenas intenciones, consejos y autosatisfacción.
  • El ermitaño (ix): la luz de la verdad y la sabiduría. Discreción y prudencia. Busca la verdad interior en la soledad voluntaria. Introspección, reflexión, consejo, conocimiento, precaución, abnegación, poseedor de grandes secretos, solicitud.
  • La rueda de la fortuna (x): perpetuo movimiento de la vida que lleva hacia arriba y hacia abajo. Éxito, cambios inesperados. Nuevas condiciones y oportunidades. Viajes, posibilidades en todos los aspectos, desenlace, ganancias especiales.
  • La fuerza (XI): poder espiritual, dominio del amor sobre las bajas pasiones. Fuerza interna. El espíritu sobre la materia. Voluntad para superar los obstáculos. Armonía, triunfo del amor sobre el odio. Valor, confianza, fortaleza física.
  • El colgado (XII): la mente no actúa, sólo lo hace el corazón. Cambios de puntos de vista, suspensión de decisiones, sabiduría y poder profético. Sacrificio personal, abandono de lo material por lo espiritual, contacto con el guía interno.
  • La muerte (XIII): la Muerte es una protesta contra el estancamiento y es la hermana de la vida, ya que gracias a ella se producen las transformaciones. Necesidad de un cambio radical en la vida. Renovación, liberación. Cambio físico o psíquico.
  • La templanza (XIV): equilibrio dinámico. Adaptación, autocontrol, madurez, armonía, paciencia, calma, impasibilidad. Buenas influencias. Naturaleza cambiante. Presagios afortunados. Buena Salud. Inspiración de confianza y complacencia.
  • El diablo (XV): el diablo no es tan negro como lo pintan, y es el socio en la vida. Si se toma conciencia de su existencia, se dispone del poder bienhechor. Lo divino doma a la bestia para mantener la armonía de cuerpo y espíritu. Pasión, falta de control.
  • La torre (XVI): ambición construida con el ego y la ignorancia. Necesidad de destruir lo negativo y refinar lo positivo. Término de las ambiciones egoístas. Cambio, conflicto, eliminación de viejos conceptos e iluminación posterior. Cambio de casa o trabajo.
  • La estrella (XVII): invitación a conectarse con la energía cósmica al encontrar respuestas en el silencio de la meditación. Esperanza, confianza, inspiración, premios, calma después de la tormenta, salud, buena estrella.
  • La luna (XVIII): situación difícil, pero hay que dejarse guiar por la intuición.
  • Es la carta del dormir y de los sueños. Peligros que no se ven. Temores, situación oscura, inseguridad. Dependencia afectiva, engaño, egoísmo, astucia, falsas promesas.
  • El sol (XIX): un niño desnudo montado en un caballo blanco. Es el niño interno, lo que uno realmente es. Es inocente como el Loco. Éxito en todos los aspectos: amor, trabajo, dinero y salud. Tiempo de ser feliz y agradecer. El Sol brilla, calienta y sustenta.
  • El juicio (XX): anuncio de un despertar. Renacimiento, encuentro con el verdadero propósito de la vida. Gran transformación de la consciencia, un cambio mayor en la vida. Posibilidad de que la conducta propia sea injusta con respecto a otros.
  • El mundo (XXI): sugiere el poder de avanzar o retroceder en la vida. Liberación de la naturaleza inferior. Comprensión de que uno es el centro de su propio mundo y de que tiene libertad para ir adonde quiera. Iluminación, cambio definitivo. Fin de ciclo.

 

Los símbolos personales

Las cartas del 1 al 10 y las cortes, de cuatro figuras cada una, se suman a los arcanos mayores para completar el mazo con los símbolos personales, haciendo posible una interpretación completa de las circunstancias que rodean a la persona que consulta las cartas.

Los números

Las cartas del 1 al 10 representan cualidades y energías relacionadas con los conceptos de numerología: aquí les brindamos una breve presentación de los números y de sus significados.

  1. Es el comienzo o nacimiento de algo. Estimulante para tomar decisiones. Su significado es siempre positivo.
  2. Es la pareja, lo que da sentido a la existencia de otro. Estimulante para unirse con otra persona.
  3. Es la capacidad de dar ideas. Estimulante para tratar con otras personas por medio de la palabra.
  4. Es el equilibrio, lo seguro, lo real. Estimulante para llevar a cabo, mediante un esfuerzo, lo proyectado.
  5. Es el movimiento, la agilidad. Estimulante para moverse y viajar. Conflictos, punto débil.
  6. Es la armonía. Estimulante para embellecer la relación con las personas amadas.
  7. Es la duda. Estimulante para concentrarse con el fin de comprender algo.
  8. Es la actividad, la fuerza que impulsa a actuar. Estimulante para lanzarse a la conquista de otras cosas y personas.
  9. Es la dedicación. Estimulante para dedicarse a ayudar a otros y, al hacerlo, perfeccionarse uno mismo.
  10. Es la meta, la culminación de algo. Estimulante para comenzar una nueva etapa.

 

Los palos del tarot

Veamos qué nos dicen los palos:

  • Bastos: sugiere voluntad y trabajo. Su elemento es el fuego y se refiere a la acción, la sexualidad, el ego. Logros, triunfos, éxitos.
  • Copas: sugiere sentimiento, amor y placer. Su elemento es el agua y se relaciona con la vida, la comunicación, el camino del corazón.
  • Oros: sugiere habilidad y buenas finanzas. Su elemento es la tierra y se relaciona con lo material, la situación económica o el trabajo.
  • Espadas: sugiere adversidad y disciplina. Su elemento es el aire y se relaciona con la mente y el pensamiento. Triunfos y traiciones.

Conociendo los conceptos de cada número y cada palo, las relaciones e ideas que puedan surgir de la interpretación de las cartas son inacabables, y su posibilidad de combinaciones resulta innumerable. El grado de certeza y acierto de una predicción se define, justamente, por la capacidad de asociación de ideas y la intuición del que interpreta las cartas.

Las cortes

Las cortes están representadas por la figura del rey, la reina, el caballero y la sota o paje.

Estas figuras, que existen en cada uno de los cuatro palos, están relacionadas con conceptos que, al igual que el resto de las cartas, facilitan la interpretación en una tirada:

  • Rey: Padre, su elemento es el fuego. Hombre mayor. Representa energías o personas con poder de instaurar o destruir.
  • Reina: Madre, su elemento es el agua. Mujer mayor. Representa energías o personas que gobiernan.
  • Caballero: Hijo, su elemento es el aire. Hombre joven. Representa energías o personas que protegen y defienden.
  • Sota o paje: Hija, su elemento es la tierra. Pueden ser jóvenes de ambos sexos. Representa energías o personas que entregan mensajes o alguna otra cosa.

 

Según el palo

La corte de bastos

  • Rey: hombre activo, generoso, apasionado, orgulloso, ambicioso. Puede ser cruel, pero también inteligente, sabio y honrado. Dará buenos consejos.
  • Reina: mujer amable, adaptable, calmada, generosa, inteligente, persistente, impulsiva e impaciente. Gran capacidad afectiva. Puede ser tiránica, obstinada y ofensiva. Es la esposa de un artista, empresario o intelectual. Rival difícil para otras mujeres.
  • Caballero: joven ágil, fuerte, impulsivo, se deja influenciar por las presiones externas. Inconstante y vehemente. Viaje, movimiento. Lucha por afianzar una posición. Avance hacia lo desconocido. Suceso brusco relacionado con el amor o la actividad.
  • Sota o paje: joven (hombre o mujer) fuerte de carácter, violento, estable en sus impulsos. Ambicioso e irracional, no perdona injurias. Puede ser superficial, cruel y poco digno de confianza. Adolescente leal. Mensajero que trae buenas noticias.

 

La corte de copas

  • Rey: hombre entusiasta, poco constante. Se inflama y consume. Sentimental, inocente, influenciable. Lujurioso e hipócrita. Responsable. Profesional, hombre de negocios, artista, abogado, científico. Maduro, sensible, creativo.
  • Reina: mujer soñadora, paciente, tierna, tranquila y amable. Indiferente y casquivana. Esposa fiel y devota. Buena madre, sencilla y amable. Intuición.
  • Caballero: joven hábil, sentimentalmente activo, capaz de grandes pasiones. Obstinado y agresivo. Invitación, propuesta, oportunidad, avance. Hombre joven amante, rival o seductor. Viene algo nuevo. Un hombre apasionado.
  • Sota o paje: joven (hombre o mujer) leal, afectivo, romántico. Egoísta e indolente. Sensible, imaginativo, reflexivo. Servicial y resuelto. Enamorado.

 

La corte de oros

  • Rey: hombre activo, trabajador y paciente. Poco intelectual, práctico. Irritable y de ideas estrechas. Maduro y próspero. Hombre de negocios o con fortuna. Personalidad estable, amigo fiel. Buena carta para comerciantes y empresarios.
  • Reina: sensible, protectora y doméstica. Ambiciosa y práctica. Mediocre y poco imaginativa. Riqueza, seguridad, generosidad. Mujer rica, complicada, pero de fiar, con sentido de la realidad.
  • Caballero: joven enérgico, perseverante, trabajador y disciplinado. Tendencia a la dispersión y emocionalmente frío. Maduro y responsable. Metódico y tenaz. Persevera en su lucha por conseguir la fortuna. Exito inesperado.
  • Sota o paje: joven (hombre o mujer) muy práctico y terrenal, obstinado y persistente. Perezoso, poco inteligente y monótono. Estudios y mensajes, erudición y reflexión. Posibles negocios.

 

La corte de espadas

  • Rey: hombre valiente, inteligente, sutil. Severo y violento. Juez, abogado, médico, actor o militar. Justo y analítico. Justicia y fuerza.
  • Reina: mujer perceptiva, observadora, confiable y justa. Agresiva y traidora. Autoritaria, celosa y astuta. Muy inteligente. Aflicción, soledad, tristeza. Puede ser una viuda difícil.
  • Caballero: joven muy intelectual, racional y lleno de ideas. Falta de vitalidad y consistencia. Demasiada teoría. Luchas, valor y capacidad. Acción heroica. La fatalidad.
  • Sota o paje: joven (hombre o mujer) agresivo, firme y de gran sabiduría práctica. Astuto y problemático. Activo, discreto y ágil. Clarividencia. Rival peligroso. El destino.

 

Origen

En cuanto al origen del tarot, las investigaciones apuntan hacia la India, Egipto, Corea, el Tíbet o China. Hay quienes creen que los gitanos, grandes adivinadores y jugadores de cartas, fueron sus inventores, pero la opinión generalizada es que ellos sólo difundieron una baraja que ya existía desde hacía mucho tiempo atrás.

Lo cierto es que la palabra Tarot deriva, según ciertos estudios, de la palabra egipcia Tarosh. “Tar” significa: vía, camino, y “rosh”: rey, real, o sea que el tarot sería un “camino real”. Otros estudiosos dicen que “tarot” viene de “rueda”, a semejanza de la rueda del destino, desde el nacimiento hasta la muerte. La palabra Arcano, por su parte, tiene su origen en el vocablo latino “arcanus”, que significa  misterio o secreto.