La luz del sol: el sol del mediodía

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

sol

Muchas veces nos sentimos en penumbras. Y a veces, literalmente a oscuras. ¡Qué bueno es que nos muestren, los que ya han pasado por ello, que estamos dando pasos hacia la iluminación!
A veces la lobreguez más oscura cubre nuestro cielo. Cubre nuestra vida. Sabemos que necesitamos salir del cerco de sombras hacia la luz, y que podemos encontrar en el amor la llave de oro que nos abriría la puerta que buscamos. Que nos subirá en su manta prodigiosa por sobre de la tierra, por sobre de la luna, por sobre de la vida. Y en donde uno sería para el otro, poniendo luz en las tinieblas, el sol del mediodía.

¿Y cómo llevar adelante y arriba su poderosa herramienta de iluminación?

Cada uno con su don, la función única que hemos venido a realizar en nuestras vidas. Nada menos que usar nuestro don, nuestra función, porque ella es el camino más directo para ir allanándonos las dificultades. Basta saber quién es uno, y hacer aquello que naturalmente tiene facilitado, o que ha venido perfeccionando a lo largo de su vida, y usarlo con dedicación y entusiasmo, con tenacidad y alegría, para encontrar por fin la salida a la circunstancia que nos problematiza, o que nos atormenta. ¡Y salir, luego del ejercicio en el que nos vamos descubriendo paso a paso, más arriba en nosotros mismos, con más luz en nuestra sonrisa, e infundiéndole más luz a la sonrisa de los demás! ¡Esa es la manera de ir transformándonos en el sol del mediodía, en nuestro cielo y en el de los que nos rodean!

Debemos ir descubriendo, al comprender las claves de nuestra vida presente, y también de nuestras vidas anteriores, que ese también es el propósito de nuestras aventuras en la tierra, vida tras vida, pasando tan distintas circunstancias que nos van desafiando hasta ir develando nuestras potencialidades latentes, hasta ir descubriendo la joya que realmente somos, y que no conocíamos simplemente… porque éramos aún un diamante en bruto!

Basta saber quién es uno, y hacer aquello que naturalmente tiene facilitado, o que ha venido perfeccionando a lo largo de su vida, y usarlo con dedicación y entusiasmo, con tenacidad y alegría, para encontrar por fin la salida a la circunstancia que nos problematiza, o que nos atormenta.

Por Amalia Estévez

La Lic. Amalia Estévez es psicóloga, pionera en Argentina de la Psicoterapia de Vidas Pasadas. Autora de “A la luz de nuestras vidas pasadas”, en su nueva versión revisada y ampliada; “Colisión de Almas Gemelas” (2007); “El Don” (2008), y de su último libro “El Quinto Elemento” (2009).
www.amaliaestevez.com.ar