¿Qué sucede con el embarazo y las dietas vegetarianas?

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

embarazo y las dietas vegetarianasPara aquellas mujeres que continúen con su dieta vegetariana durante el embarazo, aquí pensamos algunos consejos.

Si bien el vegetarianismo saludable contrarresta las deficiencias de una dieta sin carne, cuando la decisión de tener un bebé se hace corpórea, hay que tomar las precauciones necesarias para que el desarrollo del feto sea el adecuado. Cuidarse durante el embarazo implica un control médico exhaustivo y mucha responsabilidad, más todavía siendo vegetariana. Por eso, de acuerdo a lo que determine el médico, se podrá seguir con esta dieta o no. Las madres vegetarianas gozan de algunas ventajas en su embarazo y lactancia, como un menor riesgo de obesidad e hipertensión.

Los bebés de madres vegetarianas por lo general pesan lo mismo que un bebé de madre que consume carne, por lo que se respetan los pesos de referencia de bebés sanos.

Por lo general, durante el primer mes del embarazo no suele haber cambios notables en la figura de la mujer embarazada. Es fundamental aumentar la toma de minerales y vitaminas. El aumento de calorías en el régimen alimenticio de las embarazadas comienza a percibirse, como media, entre el segundo y el tercer mes, ganando peso de forma continua y equilibrada. Es necesario saber que la embarazada debe ganar peso: lo contrario podría hacer que el bebé nazca demasiado pequeño, lo cual aumenta su riesgo de enfermedad.

Los alimentos con un importante contenido graso deben reemplazarse por legumbres, cereales integrales, arroz y verduras. También es recomendable suplir los dulces por una fruta (los famosos antojos de las embarazadas) e instaurarla como un postre más que provechoso. También, caminar una hora al día, para mantener la vitalidad y el tono muscular. Muchos especialistas recomiendan la natación como deporte óptimo en los meses de embarazo.

A partir del segundo trimestre del embarazo, los médicos aconsejan el consumo de 300 calorías extras diarias que deben obtenerse de una manera sana, por medio de productos con nutrientes y vitaminas. Es muy fácil elegir ya que la variedad de vegetales y de frutas a las que tenemos opción es muy amplia. Resulta esencial que repartamos las comidas en tiempos no demasiado largos, puesto que el feto debe recibir nutrientes de forma continua.

Los nutrientes esenciales para la alimentación durante el embarazo son los mismos que se ingieren cuando no se está embarazada, solamente hay que tener especial cuidado al combinar los alimentos y recurrir periódicamente al médico. Los alimentos son: cereales (arroz, trigo -pan, pastas-, avena, maíz); legumbres (lentejas, porotos, arvejas, garbanzos, soja, maní); frutos secos (avellana, almendra, nuez); verduras frescas y cocidas (zanahoria, calabaza, brócoli, espinaca, pimiento, tomate, lechuga, apio, cebolla, pepino, remolacha, coliflor, entre otras).

En cuanto a las frutas, todas son recomendables, frescas, secas o enlatadas como banana, mandarina, pomelo, ciruela, manzana, pera, naranja, uva, pera, kiwi, melón, ciruela…

Otra recomendación para quienes serán madres es incluir vitamina B12 cada día ya que no hay vegetales que aporten de una manera fiable dicha vitamina en el período de embarazo. Es por eso que las vegetarianas deben ingerir suplementos para cubrir estas recomendaciones. Si no están de acuerdo en ingerir químicos, pueden consumir mayor cantidad de alimento que posean B12, como cereales, tofu o soja enriquecidos con esta vitamina.