Plantas para combatir el frío

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

hierbas

Para mantenernos alejados de las enfermedades típicas de las estaciones frías debemos tener una buena alimentación, mantener buenos hábitos y utilizar algunas hierbas y plantas específicas. Veremos cuáles son las más efectivas en estos casos y cómo utilizarlas para estar mejor aunque el frío avance.

Las enfermedades de invierno son bastante molestas y pueden traernos algunas complicaciones, pero por suerte también pueden prevenirse o curarse mucho más rápidamente con la ayuda de algunas plantas e infusiones totalmente naturales.

Por eso, en esta nota, le contamos cómo hacerlo.

Lo básico

Antes de empezar, recordemos que es muy importante que nuestra dieta cotidiana incluya frutas, frutos secos y verduras.

  • Lo ideal es comenzar el día con un jugo de naranja o limón y comer una o dos frutas frescas durante el día. Esto proporciona vitaminas, fibra y antioxidantes que ayudan a contrarrestar el aumento de grasas e hidratos que el cuerpo exige durante el invierno.
  • Los frutos secos también son buenos para consumir durante esta época del año, ya que aportan vitaminas y grasas saludables y ayudan a mantener la temperatura corporal.
  • Las verduras también poseen grandes propiedades contra los resfriados y las enfermedades respiratorias, ya que su alto contenido en vitamina A ayuda a mantener sana la piel y las mucosas.
  • La vitamina C, mientras tanto, evita los resfríos y las gripes. Está presente en los cítricos, las verduras, las frutas frescas y las legumbres en general. Para mantener un buen nivel de esta vitamina, sólo se necesita consumir 2 naranjas o 60 gramos de frutillas por día (hay que tener en cuenta que es preferible comer la fruta entera que tomar solo el jugo).
  • La vitamina B6, por su parte, tiene una acción directa sobre el sistema inmunitario, estimulando la producción de linfocitos T. Está presente en cereales, pan integral, espinacas y bananas.
  • El hierro es otro de los nutrientes fundamentales en estos casos debido a que la anemia favorece la infección de las vías respiratorias superiores producida por un déficit funcional de la inmunidad. Se encuentra en frutos secos, yema de huevo, carnes rojas, alubias y avena.
  • Por último, hay que tener en cuenta que el zinc es eficaz para tratar las infecciones del frío y elevar las defensas, y lo podemos incorporar a través del germen de trigo, la levadura de cerveza, las semillas de calabaza y la carne.

Hierbas y plantas contra los resfríos

Ahora bien, por muy saludablemente que comamos y por mucho que nos cuidemos es bastante probable que, en algún momento del invierno, nos pesquemos algún “bicho” de esos que andan dando vueltas. Por eso, aquí le contamos cuáles son algunas de las principales hierbas y plantas que le ayudarán a aliviar los molestos síntomas de estas enfermedades.

  • Ajo: posee propiedades antisépticas, antibacterianas y antivíricas.
  • Cebolla: posee una excelente acción antiséptica pulmonar con propiedades expectorantes muy interesantes.
  • Equinacea: evita muchas gripes y resfriados, ya que mantiene en forma el sistema inmunológico.
  • Eucalipto: tiene grandes propiedades antisépticas.
  • Jengibre: ayuda al organismo a eliminar toxinas, despeja las fosas nasales y es un buen expectorante.
  • Lavanda: es antiséptica y antibiótica. Ayuda a descongestionar, expectorar y es un calmante efectivo.
  • Levadura de cerveza: es un complemento alimenticio perfecto para mantener altas las defensas que, además, cuida el pelo y las uñas.
  • Menta: sus hojas contienen un aceite esencial cuyo compuesto básico es el mentol. Posee propiedades antiespasmódicas, antiséptica. Su aceite es utilizado en inhalaciones y pomada contra la gripe. En inhalaciones alivia la congestión nasal.
  • Perejil: contiene gran cantidad de Vitamina C.
  • Propóleo: ayuda a mantener altas las defensas durante el invierno.
  • Tomillo: contiene una sustancia llamada timol, un aceite volátil con fuertes propiedades antisépticas y antibacterianas que actúa eficazmente para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Uña de gato: además de estimular las defensas es un buen antiinflamatorio.

 

Recetas caseras

 

Aquí le damos algunas recetas fundamentales para sentirse mejor.

Todas ellas tienen algo en común: son baratas, fáciles de hacer y pueden librarnos no sólo de muchos males… sino también de los medicamentos químicos.

 

  • Tisana de jengibre, limón y miel

 

El jengibre  ha sido considerado por siglos como un excelente remedio para combatir las congestiones bronquiales producidas por la gripe y otras afecciones de las vías respiratorias.

Una fórmula casera infalible contra los resfríos está compuesta por tres elementos claves que son el jengibre, el limón y la miel, cuyos resultados son realmente sorprendentes. El jengibre ayuda al organismo a eliminar toxinas, despeja las fosas nasales y es un buen expectorante; y mezclado con la acidez del limón se convierte en una arma potente contra cualquier mal respiratorio, mientras que la miel actúa como un antiséptico de los pulmones y los bronquios, logrando superar las toses rebeldes, asmas, gripe y laringitis.
Preparación

 

  1. Para preparar una deliciosa bebida caliente, tome 115 gramos de raíz de jengibre fresca y lavada y córtela en rodajas.
  2. Luego, en una olla que no sea de aluminio, ponga el jengibre y agregue 2 1/2 tazas de agua.
  3. Ralle la piel de un limón y échelo a la cacerola junto con una pizca de pimienta.
  4. Tape la olla y déjelo que hierva a fuego lento durante 20 minutos.
  5. Cuando el jengibre ya esté a punto, retire la olla del fuego y deje que se enfríe.
  6. Luego añada el resto del jugo de limón.
  7. Cuélelo, añada dos o tres cucharadas de miel y tómelo varias veces al día.

 

  • Tisana de tomillo

 

El tomillo es famoso por sus propiedades antisépticas y por su valor terapéutico para curar la tos y los resfriados. Esta planta contiene una sustancia llamada timol, que es un aceite volátil con fuertes propiedades antisépticas y antibacterianas que actúa eficazmente para fortalecer el sistema inmunológico. Por eso, este remedio natural ayuda a expectorar y reducir los espasmos bronquiales. También tiene un efecto calórico y calmante sobre el cuerpo durante la etapa de escalofríos y de sensación de fiebre que producen las enfermedades bronquiales.
Preparación

 

  1. Se pueden utilizar tanto las hojas como las flores para preparar una tisana. Poner una cucharadita de tomillo seco, o el doble del fresco, en una taza de agua a punto de hervir.
  2. Dejar reposar las hierbas en el agua durante 10 minutos y después colarlo.
  3. Endulzar con miel al gusto, añadir una rodaja de limón y beberlo caliente.
  4. Tome esta tisana tres veces al día entre comidas.

 

 

    • Jarabe de miel y de ajo

El ajo ha sido considerado por miles de años el rey de las plantas medicinales por ser un remedio infalible para tratar todo tipo de infecciones tales como la tos, los resfriados y la gripe. Gracias a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y antivíricas, su fama se ha extendido por todo el mundo, y antes de que se desarrollaran los antibióticos el ajo ya cumplía la función que tienen éstos en la actualidad.

Sólo un diente de ajo común contiene sustancias que equivalen aproximadamente a un quinto de una dosis normal de penicilina, lo cual lo hace un excelente reforzador y estimulante del sistema inmunológico. Y, para prevenir o aliviar un resfriado fuerte, nada mejor que un jarabe preparado a base de ajo y miel.
Preparación

 

  1. Lavar y triturar una cabeza de ajos (no hace falta que los pele).
  2. Ponerlos en una ollita con una taza 1/4 de agua.
  3. Cuando hierva, taparlo y dejarlo cocer a fuego lento durante 20 minutos.
  4. Añadir el jugo de medio limón y dos cucharadas de miel y dejar a fuego lento durante 2 ó 3 minutos.
  5. Dejar enfriar, colarlo y guardarlo en una botella.
  6. Tome una cucharada tres veces al día hasta lograr superar el resfriado. Puede guardar el jarabe en la heladera durante 2 ó 3 semanas.

 

 

    • Descongestionante nasal con lavanda y eucalipto

 

Quizás la congestión nasal sea uno de los peores síntomas que predominan en un resfrío. Un ungüento tradicional a base de lavanda y eucalipto, para la espalda y el pecho, actúa como un excelente descongestionante, aliviando el exceso de mucosidad en las fosas nasales y mejorando la respiración. El eucalipto tiene grandes propiedades antisépticas por eso está indicado para aliviar las afecciones de garganta y enfermedades bronquiales, también ayuda a bajar la fiebre.

Por otro lado, la lavanda también es antiséptica y antibiótica. Además ayuda a descongestionar, expectorar y es un calmante efectivo.
Preparación

 

  1. Derrita 50 gramos de jalea de petróleo en baño maría.
  2. Añada una cucharada de espigas secas de lavanda, revuelva y caliente durante 30 minutos.
  3. Cuele con un retazo de tela y deje enfriar.
  4. Finalmente, añada 6 gotas de aceite esencial de eucalipto y 4 gotas de aceite esencial de alcanfor.
  5. Vierta la pasta en una jarra y deje que se asiente.
  6. Aplique el ungüento con un masaje sobre la garganta, el pecho y la parte superior de la espalda antes de acostarse, de modo que los aceites penetren en la piel y pueda inhalar los vapores durante la noche.

 

 

  • Baños de pies y de manos

Si padece de un fuerte resfriado o una gripe con fiebre, la mejor manera de paliarlas es con un baño de manos o de pies a base de aceites esenciales como el jengibre y la nuez moscada.

 

Preparación

 

  1. Para realizar este baño, debe llenar un recipiente grande con dos tercios de agua caliente.
  2. Agregue una gota de aceite esencial de jengibre y otra de nuez moscada, y remueva el agua.
  3. Ponga las manos en el agua durante 10 – 15 minutos. El calor del agua dilatará los vasos sanguíneos y relajará el cuerpo, mientras los aceites se absorben a través de la piel.
  4. Repetir el mismo procedimiento con los pies.

 

 

    • Licuado de zanahoria, manzana y naranja

El licuado de frutas frescas caseras resulta nutritivo y fácil de preparar, y permite aprovechar al máximo las propiedades energizantes y curativas de estos alimentos.

Los jugos de la zanahoria, manzana y naranja contienen vitaminas y minerales esenciales para reforzar el sistema inmunológico contra las infecciones respiratorias. Asimismo, estas bebidas son deliciosas, se digieren con facilidad y ayudan a mantener el organismo limpio y libre de toxinas.

Procure que los jugos de estas frutas constituyan un alimento cotidiano de su dieta.
Preparación

 

  1. Lavar tres zanahorias y pelarlas.
  2. Lavar una manzana y una naranja y cortarlas en cuartos.
  3. Licuar las frutas y servir inmediatamente, ya que pierden sus propiedades si se dejan reposar.
    • Tisana de tilo

 

El efecto suave y calmante de los capullos de tilo es ideal para tratar la tos espasmódica e irritante, suaviza la garganta dolorida y favorece la transpiración mientras baja la fiebre.

Además, su delicioso sabor es indicado para curar los resfriados de los niños.
Preparación

 

  1. Use 5 ó 6 capullos frescos o si prefiere de 1 a 3 cucharaditas de flores secas, y agregue una taza de agua casi hirviendo.
  2. Tape y deje reposar de 5 a 10 minutos (si prefiere una tisana más suave deje reposar sólo 4 minutos).
  3. Añada una rodaja de limón y endulce con miel al gusto.

 

Para tener en cuenta

 

A las infusiones y plantas para hacer vahos conviene agregarles unas rodajas de limón para sumarles vitamina C.

 

 

Rec1

Los secretos de la abuela

 

Aquí les contamos algunas de las mejores y más probadas recetas caseras contra las enfermedades de invierno y las molestias que ocasionan.

 

  • Afonía o amigdalitis: mezclar miel con jugo de limón y una pequeña cantidad de agua tibia. Una vez disuelta la miel hacer gárgaras con este líquido cuatro o cinco veces al día.
  • Garganta irritada: hacer gárgaras con té tibio de albahaca (30 gramos por litro de agua).
  • Gripe: esta enfermedad suele venir acompañada de fiebre y dolores de todo el cuerpo, especialmente en los huesos, así que lo mejor, si se puede, es quedarse en la cama. El té de tilo con eucalipto o menta y limón puede ayudar un poco. También es necesario cuidarse en las comidas, y resultan indispensables los jugos de fruta (especialmente los de cítricos, que poseen una gran cantidad de vitamina C) y los caldos magros.

 

 

Rec2

Alimentos anti-resfrío

 

Aquí le contamos cuáles son algunos de los principales alimentos que ayudan a combatir los resfríos y las enfermedades del invierno.

 

  • Frutas y cítricos: naranjas, mandarinas, pomelos, kiwis, ananá, mango, bananas, melón, frutillas, limón.
  • Frutos secos: nueces, avellanas, almendras, dátiles, pasas, etc.
  • Verduras: acelgas, espinacas, calabaza, col, coliflor, champiñones, repollo crudo, rábano, puerros, alcauciles o berros. Que no falten zanahorias (ricas en betacarotenos), ajos (el antibiótico natural) y brócoli (rico en hierro y vitamina C).

 

 

Rec3

Mejor prevenir

 

Aquí van algunos buenos consejos para no tener que recurrir a ninguna de estas fórmulas y pasar un invierno sin sobresaltos:

 

  • Dormir abrigados.
  • No salir a la calle con el pelo mojado.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Extremar las medidas de higiene en las cosas de uso diario, ya que la gripe se transmite fácilmente de unas personas a otras e incluso a través de los objetos.
  • Evitar en lo posible el contacto cercano con aquellos que están en pleno proceso gripal.
  • Si hay gente con gripe en el trabajo, intente ventilar varias veces al día el lugar donde se encuentre.
  • Combata la sequedad de la calefacción colocando recipientes con agua.
  • Al medio día, intente salir a caminar un rato para respirar aire menos viciado.
  • El tabaco nunca es recomendable, y menos aún en los procesos infecciosos de las vías respiratorias.
  • El ejercicio físico estimula el sistema inmunitario. Una buena caminata diaria ayudará a mantener constantemente activas las defensas del organismo.

 

 

Frases destacadas

 

  • Las verduras poseen grandes propiedades contra los resfriados y las enfermedades respiratorias.
  • Una buena caminata diaria ayudará a mantener constantemente activas las defensas del organismo.
  • Comer dos frutas frescas durante el día proporciona vitaminas, fibra y antioxidantes.