El té verde: infusión con múltiples cualidades para la salud  

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

te-verde

El té verde debe ser consumido y valorado por muchas personas ya que tiene grandes cualidades curativas y/o preventivas de diferentes enfermedades. A diferencia del té inglés, al té verde no se le agrega azúcar. Para prepararlo, se calienta agua en un recipiente hasta que alcance la temperatura ideal, sin llegar a hervir. Luego se echan las hojas de té en una tetera vacía y después el agua caliente.

El origen del té

El té es originario del sudeste asiático: India y Sri Lanka hasta China o Japón.

En la medicina tradicional china se usa para aliviar los dolores de cabeza, ayudar a eliminar las toxinas y prolongar la juventud.

Mientras que el té negro se prepara después del secado de las hojas y su posterior fermentación, el té verde se obtiene de la misma planta pero su proceso de producción es diferente: se elabora con las hojas cocidas al vapor y luego secadas.

El té verde es poco aromático, de sabor un tanto amargo y la infusión que se obtiene es de color verdosa.

Beneficios del té

  • Mejora la circulación.
  • Previene o retrasa la aparición de la diabetes tipo 1.
  • Posee beneficios antioxidantes.
  • Una ingesta diaria de una taza disminuye en un 50% la incidencia de caries en los niños.
  • Disminuye el colesterol.
  • Es antidepresivo.
  • Tiende a normalizar el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Reduce los efectos del envejecimiento.
  • Posee acción diurética y astringente.
  • Los polifenoles que tiene el té verde actúan como agentes protectores de las enfermedades cardiovasculares.
  • Contiene flavonoides que posee sustancias con efectos anticancerígenos.
  • El galato de epigalocatequina, presente en este té, contribuye a la quema de grasas. Tomar una taza de té verde antes de practicar actividad física durante un lapso mínimo de 30 minutos incrementa esta posibilidad.
  • Contiene sustancias que activan el sistema inmunológico y estimulan la formación de glóbulos blancos.

Opción para el verano

Para los días de calor agobiante una buena opción es una refrescante taza de té verde helado. Para hacerlo colocamos una cucharadita de té verde por taza de agua hirviendo y dejamos reposar unos 10 minutos con la taza tapada. Luego, colamos el té y resta agregarle hielo picado o en cubitos y unas hojas de menta o hierbabuena. Endulzar o servir con su sabor amargo característico.

Además

Si se toma el té verde en bolsitas, las mismas pueden emplearse como descongestionantes para los párpados.
También puede prepararse una nueva infusión y humedecer paños pequeños con el té verde, y aplicarlos sobre la frente en caso de dolor de cabeza.