Ejercicio y pérdida de peso, tips para atletas

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
nutrición en atletas

Nutrición en atletas

Se deben evaluar las necesidades nutritivas de cada atleta para garantizar un estado de salud óptimo que le permita rendir a pleno en su disciplina.

Generalmente el deportista de disciplinas de larga duración no acostumbra a tener problemas con el peso, ya que una vez que logra una alimentación equilibrada y está en etapa de competición y entrenamiento intenso mantiene un peso estacionario. Lo mismo sucede generalmente con deportes de fuerza y velocidad.

El problema puede plantearse, sin embargo, con los deportistas de alta competición que pasan por una fase de descanso activo, es decir, reducción en la intensidad y duración de los entrenamientos y (manteniendo el mismo nivel de calorías) aumentan su peso.

Actualmente para determinar si un deportista debe o no perder peso existen diversos métodos que establecen su porcentaje de grasa a partir de su composición corporal.

La masa corporal total está integrada por la masa grasa (corresponde al tejido adiposo) y la exenta de grasa (incluye masa muscular, agua corporal total, estructura ósea y otros tejidos).

La pérdida de elementos del compartimiento óseo puede producir descalcificación de los huesos y aumentar la frecuencia de fracturas por estrés. En tanto, la pérdida de compartimiento acuoso puede conducir a una deshidratación crónica con disminución del rendimiento muscular, roturas y lesiones tendinosas y musculares.

El único compartimiento con que se puede jugar para perder el peso excesivo, es el del tejido graso, estableciendo una dieta oportuna que permita mantener un porcentaje de éste en el cuerpo según las necesidades del deporte que se practique.

Dejando de lado las tablas de talla y peso, la medida del compartimiento graso se puede realizar mediante la técnica del pliegue de la piel con un caliperî, ya que el 50% de grasa se halla en la zona subcutánea. Aunque también está influida por el sexo, herencia, raza, edad, etc.

Los cambios de peso, sin embargo, no siempre reflejan cambios en la composición corporal. En muchos casos se debe a la pérdida de agua, proteínas y glucógeno. Le sucede a la mayoría de los deportistas que quieren bajar rápidamente de peso en períodos cortos. Si la disminución de peso es más lenta, planeando cuidadosamente la dieta, se reduce la pérdida de proteínas y aumenta la pérdida de grasas.

Diversos estudios han demostrado que el número de células grasas del organismo es el que determina el límite de la pérdida de peso a través del ejercicio. En el caso de los deportistas, ellos tienen pocas células grasas, debido al entrenamiento físico en edad precoz que los hace mantener por debajo de los valores promedio.

Sobre la base de la composición corporal debe tenerse en cuenta que:

– El ayuno prolongado y las dietas muy restrictivas en la ingestión de calorías son científicamente indeseables y pueden ser peligrosas. Provocan la pérdida de gran cantidad de agua, electrolitos, minerales, depósitos de glucógeno y otros tejidos libres de grasa (incluyendo proteínas), y sólo una pequeña cantidad de grasa. Una restricción calórica moderada (500 a 1000 Kcal. menos de la dieta habitual), en cambio, produce pérdida de agua, electrolitos, minerales en menor proporción y probablemente no produce deficiencias nutritivas importantes.

– El ejercicio dinámico de grandes masas musculares ayuda a mantener el tejido libre de grasa como así también la masa muscular y la densidad ósea. Hay

pérdida de peso por el aumento del gasto energético que produce el ejercicio.

– Una dieta sana con una ligera restricción calórica, actividad física regular. y la modificación de algunos hábitos alimentarios es lo más recomendable para la pérdida de peso, que no debe ser superior a un kilo por semana.

Los deportistas, mientras están en la etapa de competición mantienen un gran gasto energético que compensa la elevada ingestión de calorías. Sin embargo, cuando dejan el deporte suelen aumentar de peso entrando en una situación de riesgo importante.

La nutrición es una especialidad médica relativamente nueva que con la  aplicación de tecnología moderna es de gran ayuda para valorar en cada caso las deficiencias o desviaciones de un tipo de alimentación y poder corregirlas adecuadamente. Ello requiere, sin embargo, una especialización que esté familiarizada con el tipo de deporte y con las necesidades nutritivas del mismo. Solo así se puede velar por la salud de los deportistas y por el rendimiento de los mismos en las diversas disciplinas.

 

Por Marcela Vaisberg, Directora del Centro Integral de Musculación y Aeróbica (CIMA)