Recetas y remedios naturales contra los síntomas de la menopausia

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Menopausa

¿Cómo aliviar los síntomas de la menopausia de manera natural? A continuación veremos cómo utilizar las plantas medicinales para aumentar los niveles de estrógenos además de consejos, recetas sencillas, alimentación y remedios caseros para aliviar las molestias más frecuentes que aparecen durante esta etapa de la vida.

Durante la tercera edad se producen cambios importantes relacionados con la vejez: aparecen arrugas en la piel y canas en el cabello, la masa muscular se transforma en grasa y el cuerpo empieza a tener menos resistencia.

Además, las mujeres atraviesan entre los 45 y 55 años un período denominado menopausia, en el cual el aparato reproductor deja de ovular y desaparece la menstruación.

Debido a este proceso el nivel de estrógenos disminuye y provoca innumerables y temidos efectos físicos como la transpiración nocturna, la sensación de calor y la pérdida del deseo sexual, entre los más comunes. Y, como si todo esto fuera poco, durante este período aumenta, en el sexo femenino, el riesgo de contraer enfermedades como la osteoporosis.

La mayoría de las mujeres occidentales sufren estos síntomas; en cambio, según investigaciones científicas, la población femenina de Oriente y Asia no presenta los signos de la menopausia, al igual que tampoco es frecuente observar entre las mujeres de ese lado del globo patologías tales como tumores mamarios, problemas cardiovasculares, arteriosclerosis, osteoporosis y otras enfermedades. Los científicos estiman que el consumo elevado de productos provenientes de la soja colabora en la disminución de estas patologías, puesto que aporta gran cantidad de isoflavonas (una variedad de los fitoestrógenos).

Por qué ocurre

La menopausia es un proceso fisiológico que supone la interrupción definitiva de la menstruación. Como consecuencia, la producción de estrógenos por los ovarios se reduce progresivamente y se producen los síntomas típicos del climaterio: sofocones (calores repentinos), insomnio, dolores de cabeza, cambios de humor, nerviosismo, irritabilidad, depresión y sequedad vaginal, entre otros.

Frente a este proceso natural, y para combatir los molestos síntomas que provoca, se pueden intentar propuestas de reemplazo hormonal (pastillas, parches e inyectables constituidos por estrógenos sintéticos) o se puede recurrir a los fitoestrógenos, presentes naturalmente en algunos alimentos.

Qué son los fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son estrógenos presentes en una importante cantidad de plantas, resultan una buena opción a la hora de elegir alguna terapia de reemplazo hormonal o como método preventivo de varias enfermedades, entre ellas el cáncer de mama, endometrio uterino, colon y de próstata. Además, su consumo no produce efectos adversos.

Entre la gran variedad de fitoestrógenos que se encuentran naturalmente presentes en muchos alimentos, el más importante es la isoflavona, un conjunto de compuestos naturales fitoestrogénicos presentes en algunos vegetales y especialmente en la soja.

Además de encontrarse en la soja y sus derivados, las isoflavonas se comercializan en cápsulas o comprimidos que aumentan su concentración y ayudan a obtener sus beneficios más rápidamente.

Pero hay que tener en cuenta que estos compuestos provocan un efecto estrogénico que no beneficia a cualquier persona, por lo que es necesaria una prescripción médica para incluir isoflavonas en el régimen cotidiano.

Para aliviar los síntomas

Entre los síntomas de la menopausia, los sofocones y la transpiración durante las noches son los más frecuentes. Algunos consejos para atenuarlos son:

  • Los calores
  • Ingiera dos cucharadas de semillas de alfalfa: hiérvala en agua con limón durante 10 ó 12 minutos. Beba la infusión tres veces al día.
  • Incluya diariamente 3 a 4 cucharadas de mejorana silvestre: cocínela en agua caliente (no hervida). Déjela reposar hasta que enfríe y cuando endurezca agréguele una copa de vino. Tome una cucharada tres veces al día, antes de cada comida.
  • Consuma 50 a 200 miligramos de vitamina B6 (carne roja y de ave, pescado, cereales, yema de huevo, papas y espinaca).
  • Consuma vitamina E (cereales, hígado, grasa vegetal y yema de huevo), luego de una comida rica en grasas.
  • Disfrute de un baño tibio con sales de magnesio, que recuperan el mineral perdido.
  • Consuma soja: los fitoestrógenos alivian los sofocones, actuando sobre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso.
  • La transpiración nocturna
  • Realice ejercicio físico de manera regular (yoga, tai-chi, natación).
  • Recuerde que una buena alimentación puede ayudar a disipar los sudores nocturnos. Es importante incluir productos que contengan calcio y vitamina E.

La osteoporosis

La osteoporosis provoca en la capa exterior de los huesos la disminución de la densidad mineral ósea; y en la capa interior, la porosidad, la deficiencia de calcio y la pérdida de células sanguíneas. En consecuencia los huesos se vuelven más frágiles y quebradizos. Esta enfermedad está muy ligada a la aparición del período menopáusico de la mujer, y además es causada por la carencia de algunos alimentos (lácteos), el hipertiroidismo, tumores en los huesos y la inmovilización prolongada.

La menopausia y la osteoporosis están relacionadas, porque al disminuir la cantidad de hormonas estrogénicas se reduce la actividad de los osteoblastos (células fabricantes de hueso). Sin embargo, no todas las mujeres menopáusicas sufren la osteoporosis. La realidad es que existen varios factores que intervienen en el desencadenamiento de la afección. Ellos son:

  • Factores ambientales: contaminación atmosférica, exposición al sol, que predisponen al cese en la producción del hueso.
  • Factores alimenticios: estimulan la asimilación de minerales por parte de la matriz ósea.
  • Factores hormonales: desequilibrio de otras hormonas que empeoran la situación natural.
  • Factores emocionales: problemas psicológicos que conducen a desequilibrios funcionales en el organismo.
  • Ejercicio físico: algunas veces favorecen la formación de huesos, pero si éstos son excesivos, aceleran la destrucción del tejido óseo.
  • Cantidad de calcio y fósforo preexistente en los huesos al momento de entrar en la menopausia.

Hierbas para tener huesos fuertes

Las plantas medicinales hacen un valioso aporte de minerales al organismo, que favorece el desarrollo de los mecanismos naturales de formación de los huesos. La acción de los fitoestrógenos es aumentar la actividad de las células que construyen el hueso y disminuir la función de aquellas que destruyen la capa ósea.

Algunas de las plantas portadoras de estrógenos (isoflavonas) son: soja, dátiles, alfalfa, Angélica, frambuesa, cimífuga, lirio amarillo, yerba de San Pablo, regaliz, trébol rojo, salvia, cola de caballo, etcétera.

Las hierbas mencionadas también disminuyen los síntomas de la menopausia: el excesivo calor, el sobrepeso, la retención de líquido y el nerviosismo propio de esta etapa de la vida hormonal femenina.

Comer bien

Cuando, además de la utilización de las hierbas, se realiza una dieta sana y equilibrada, con un importante contenido de minerales en los alimentos, se obtendrá una notable mejora en la densidad de los huesos que más sufrieron la descalcificación.

Los alimentos que ayudan a aumentar los niveles de estrógeno en la mujer son: alfalfa, anís, manzana, cebada, zanahoria, cereza, trébol, café, hinojo, ajo, regaliz, avena, perejil, uva, papa, arroz, centeno, semillas de sésamo, trigo y levadura.

La soja y sus productos derivados contienen abundante cantidad de isoflavonas, por lo tanto, es el alimento más recomendado. Pero lo importante, como siempre, es llevar adelante una alimentación sana y balanceada, hacer ejercicio físico y aprender a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, intentando no hacernos mala sangre por los problemas.

Una infusión natural

Aquí le brindamos una receta fácil de realizar para mejorar la circulación sanguínea y relajar los nervios que provoca el período de la menopausia.

Ingredientes

  • Muérdago
  • Raíz de Valeriana
  • Flores de Lúpulo
  • Hipérico
  • Anís
Preparación
  1. Mezcle todas las hierbas mencionadas en partes iguales.
  2. Coloque en dos tazas con agua cuatro cucharadas de la mezcla de hierbas y deje reposar 15 minutos como mínimo.
Indicación

Beba dos tazas de esta infusión en cualquier momento del día durante 15 días consecutivos.

 

Agradecemos a Andrea Merchan, Terapeuta Holística, por la información proporcionada.