Quiropraxia: la ciencia de la columna

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Quiropraxia

Esta técnica proviene de Estados Unidos y tiene más de 100 años. Gracias a muchos famosos, se ha convertido en un tratamiento de moda. Un profesional argentino nos explica cómo funciona y por qué tiene poca difusión en nuestro país.

Para comenzar a hablar de esta técnica, debemos saber que nuestra columna sufre frecuentemente subluxaciones vertebrales y éstas dan origen a dolencias de lo más diversas. ¿Por qué?

Nuestro sistema nervioso está formado principalmente por el cerebro, que es el centro de control del organismo y una red de distribución constituida por una medula espinal, 48 nervios principales, numerosos nervios secundarios y sus ramificaciones que van a todas partes del cuerpo.

La columna vertebral es un conjunto complejo formado por 24 partes móviles: las vértebras, las cuales están separadas entre sí por los discos. Las vértebras tienen una parte maciza y una parte en forma de anillo hueco. Cuando se colocan en su posición normal, las partes macizas forman un “pilar” y los anillos van formando un “tubo”. La función del “pilar” es sostener el cuerpo erguido y la función del “tubo” es alojar en su interior a la medula espinal.

Ahora bien: una subluxación vertebral es la desalineación de alguna de estas 24 vértebras, lo cual interrumpe o disminuye el flujo del impulso desde y hacia el sistema nervioso central (SNC).

Para la Quiropraxia, el SNC es el órgano más importante de todo el cuerpo ya que controla y coordina al resto de los otros órganos. De ahí la importancia de que funcione al 100% de su potencial con una columna correctamente alineada y libre de interrupciones.

El argentino Diego Mellino es doctor en esta ciencia, graduado con honores en la Universidad de Life, en Atlanta, Georgia, EE.UU y actualmente director de la Clínica de la Columna (www.laclinicadelacolumna.com). Con él conversamos para saber más sobre este método.

¿Qué es la Quiropraxia?

Es la ciencia que se ocupa de “mantener” la columna correctamente alineada utilizando un método científico y natural. La columna está formada por 24 partes móviles que, bajo ciertas condiciones, se pueden desalinear con facilidad. Cuando las vértebras están desalineadas aprietan a los nervios principales que parten desde la médula y producen dolor y otras consecuencias no deseadas. Esta desalineación afecta a más del 95% de las personas desde su nacimiento. Es la causa de casi todas las enfermedades, dolores y problemas de salud…

La realineación de la vértebra afectada utilizando una técnica específica y no invasiva, a través de las manos del doctor y camillas especiales es lo que se llama ajuste quiropráctico. Existen actualmente más de 200 técnicas distintas de ajustes que dependen de la edad del paciente, tamaño, físico y sexo, entre otros factores.

¿Una panacea con poca prensa?

Aunque la Quiropraxia existe en Estados Unidos desde 1895 y es reconocida como ciencia (método con rigor científico) desde 1950, en Argentina no está aún difundida masivamente. Mellino opina que “uno de los principales motivos de esto es económico: este método no requiere ninguno de los productos que ofrecen los laboratorios, y por eso no responde a los intereses de ciertos grupos. Y otro, es cultural, porque la Quiropraxia no se hace una vez y para siempre, sino que es un tratamiento que hay que sostener en el tiempo: como las subluxaciones se producen con cierta frecuencia por nuestro estilo de vida, la columna necesita mantenimiento regular”. El profesional asegura que pueden “y deberían” tratarse desde bebés hasta ancianos.

¿Cuáles son las dolencias que se curan con esta técnica?

Dolor de cuello, migrañas, ciática, espalda, lumbar, artritis, etc. En general son aquellos que están causados por un ligero aplastamiento o irritación de uno (o varios) de los 48 nervios principales que salen de la médula. Estos suaves aplastamientos o irritaciones se producen cuando las vértebras están desalineadas.

Muchas veces sucede que, aunque la causa del dolor está en la columna, el dolor puede sentirse en la rodilla, en el pie, puede generar migrañas, etc. Esto es así porque los dolores tienen la característica de ser reflejos, es decir que pueden reflejarse en otra parte del cuerpo debido a las ramificaciones del sistema nervioso.

¿Por qué se producen estos des-alineamientos o subluxaciones?

La respuesta está en la estructura misma de la columna. Es un conjunto complejo que debe funcionar como un “pilar” y también como un “tubo” de protección de la médula y además tiene que tener todo tipo de movimiento. Para cumplir con tantas exigencias, la columna necesita tener grados de libertad entre sus partes móviles. Al mismo tiempo necesita que esas partes estén separadas por discos, lubricadas y unidas por ligaduras. Desafortunadamente, por sus características, este conjunto se puede desalinear con facilidad.

Por lo tanto, para que se produzca una subluxación, no es necesario que haya una causa grave como por ejemplo un accidente, sino que pueden producirse por causas menores como una mala posición al dormir. Cuando las subluxaciones son producidas por un accidente de auto, una caída o practicando deportes, etc. el accidentado sabe que puede tener un problema y está más propenso a investigarlo.

En cambio cuando las subluxaciones son producidas por causas menores, no se toma conciencia del daño y se suele convivir años con dolores y cansancio hasta que, finalmente, se desarrolla alguna enfermedad por falta de conocimiento del problema. En general, Argentina le da muy poca importancia al cuidado preventivo, por eso a muy pocas personas se les ocurre chequear la alineación de su columna.

Causas más comunes de subluxaciones:

– Malas posiciones al dormir.

– Mala posición al sentarse a trabajar (sobre todo en computadoras) o a leer.

– Exceso de peso corporal.

– Movimientos bruscos con el cuerpo frío.

– Falta de masa muscular en la espalda.

– Movimientos extremos en deportes.

– Accidentes de todo tipo.

¿Dónde se estudia?

La Quiropraxia como carrera universitaria se enseña principalmente en Europa y Estados Unidos y tiene una duración de siete años. Durante estos años no sólo se estudia sino también se practica en forma intensiva.

Está muy difundida en Estados Unidos y en Europa desde 1930. La primera facultad de Quiropraxia se fundo en EEUU en 1897 y en 1974 en Georgia, se fundó Life University; hoy la más grande y la de mayor nivel académico en el mundo.

En Estados Unidos actualmente hay más de diez mil profesionales que atienden 20 millones de pacientes por año. Recientemente la Quiropraxia ha empezado a difundirse por Latinoamérica. En Argentina aún no existe como carrera universitaria especializada, pero sí se dan cursos de postgrado a quienes sean médicos o kinesiólogos.

Por Julieta Masagüe