Qué es la hierba de San Juan

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

hierba de San Juan

La hierba de San Juan, o hipérico, es un vegetal totalmente natural que posee importantes propiedades terapéuticas y neurofisiológicas y que se utiliza para combatir una gran variedad de patologías. Además, a partir de la década del noventa empezó a estudiarse su uso como antidepresivo natural y se llegó a la conclusión de que no sólo resulta excelente para el tratamiento de diferentes tipos y niveles de depresión sino que, además, presenta la ventaja de no provocar efectos secundarios indeseados como sí lo hacen los antidepresivos químicos.

En esta nota, conozca este remedio natural, descubra todos sus usos y aprenda a prepararlo en su casa, sin gastar de más y sin riesgos para su salud.

 

La hierba de San Juan es un vegetal que posee propiedades terapéuticas y neurofisiológicas conocidas desde la Antigüedad Clásica, y diferentes estudios científicos coinciden en los atributos que posee esta planta para combatir una gran variedad de patologías que van desde el agotamiento y la tensión nerviosa hasta las alteraciones emocionales de la menstruación y ansiedad, pasando por inflamaciones de la piel y dolores musculares, neuralgias y quemaduras. Además, esta hierba ayuda a disminuir el efecto del alcohol y otras drogas.

Pero, como si esto fuera poco, a partir de la década del noventa, entre los múltiples usos de esta hierba empezó a destacarse el de antidepresivo natural, poniendo en serio peligro el gran negocio de los fármacos tradicionales, un mercado que mueve alrededor de 10 millones de dólares anuales.

Tratamiento natural

La Organización Mundial de la Salud no sólo está preocupada por el alto porcentaje de personas depresivas en el mundo (según un estudio realizado por la OMS, el 15 por ciento de la población mundial sufre de depresión, y sólo el 40 por ciento de ese total acude a buscar ayuda profesional), sino también por la alta tasa de mortalidad producida a raíz de los efectos contraproducentes de las drogas antidepresivas.

Mientras los especialistas sostienen que el tratamiento con medicamentos y la psicoterapia ayudan al paciente a recuperarse y la ciencia sigue investigando cuándo es el mejor momento para comenzar la terapia y en qué casos es conveniente recurrir a los antidepresivos, la hierba de San Juan se presenta, al menos por el momento, como la alternativa natural más efectiva.

Según Ariel Fernández, Doctor Naturista recibido en la Universidad de Buenos Aires: “la hierba de San Juan adquirió mayor importancia y difusión luego de que se comprobó que no posee los efectos secundarios que sí tienen los fármacos utilizados en los tratamientos contra la depresión”. Y agrega que “en los últimos dos años, la utilización de esta hierba se triplicó en casos de depresión moderada o leve”.

Descripción

La hierba de San Juan es una especie perenne nativa de Europa, Asia y el Norte de África que se adapta a climas templados, es resistente a heladas y muy sensible a la falta de agua.

Crece mejor en terrenos húmedos y sombríos, pero acepta cualquier suelo bien drenado, desarrollándose hasta una altitud de 2.000 metros sobre el nivel del mar.

Sus características son las siguientes:

  • Tallos: cuenta con tallos florales erectos de 10 a 150 cm. de alto y con pequeños tallos vegetativos que crecen durante el invierno.
  • Hojas: su largo varía entre 8 a 30 mm., son opuestas, ovaladas y elípticas, con numerosas puntuaciones glandulares translúcidas. De la base de la inserción de cada hoja salen dos filetes delgados y purpúreos, que al soldarse con los de la hoja opuesta, envuelven completamente al tallo.
  • Fruto: es una cápsula ovoide.
  • Flores: en forma de racimos, se ubican en la cúspide de los tallos florales. Cada flor cuenta con cinco pétalos puntiagudos y amarillos de 5 a 10 mm. de largo que forman la figura de una estrella.
  • Grano: es de tamaño pequeño (1,3 mm.), cilíndrico y muy liviano. Se recomienda mezclarlo con un sustrato que puede ser arena fina para obtener una distribución homogénea en la siembra.

Sus efectos

La hierba de San Juan es un poderoso antibiótico, antiséptico, astringente, bactericida, depurativo, digestivo, diurético, calmante menstrual, expectorante, estimulante gastrointestinal, reconstituyente, estimulante, tónico y purgante. De hecho, un informe dado a conocer por científicos norteamericanos en el 2002 describe los usos más comunes:

  • Para curar heridas, llagas, quemaduras y eczemas: en su uso externo, la hierba posee una acción antiinflamatoria, antiséptica y cicatrizante.
  • Para combatir los virus: el hipérico actúa contra ciertos virus, entre ellos se destacan el citomegalovirus, el papillomavirus humano, la hepatitis B y el herpes. La hierba trabaja contra los virus por oxidación y es más efectiva cuando está expuesta a la luz.
  • Para estimular el sistema inmune: la hierba inhibe el estrés provocado por la depresión, controlando los niveles de las hormonas que se descontrolan y ayudando a estimular el sistema inmunológico.
  • Como antiinflamatorio y antibacterial: la presencia de la sustancia Hyperforin en la hierba hace que pueda actuar como antiinflamatorio y antibacterial. Se prepara y se aplica en forma externa en cualquier golpe o herida infecciosa.
  • Para las neuralgias: exprimiendo las flores en aceite vegetal se obtiene una esencia que es muy efectiva contra la neuralgia y dolores de ciática. Esta mezcla se aplica externamente cuatro veces al día.
  • Contra gastritis y úlceras estomacales: se recomienda tomar el jugo extraído del fruto de la hierba en ayunas, tres cucharitas por día.

Pasado y presente

Esta hierba es conocida de diversas maneras: desde hace cientos de años se la llama hipérico o hierba de las heridas, hierba militar o, según su denominación taxonómica, Hypericum perforatum.

Pero hay que remontarse a la antigüedad para encontrar el origen de su nombre más difundido, hierba de San Juan: según los historiadores, fue denominada de esta manera porque era frecuentemente utilizada por los Caballeros de San Juan de Jerusalén para curar sus heridas luego de cada batalla.

También cuenta la historia que en la antigüedad se creía que esta hierba ahuyentaba a los malos espíritus. Si hasta Hipócrates, padre de la Medicina Occidental, no sólo recomendaba su uso como antiinflamatorio y refrescante, sino también como arma natural contra los “demonios”.

Muchos años después, en el siglo XIX, los médicos naturistas descubrieron sus propiedades positivas contra las contusiones, los dolores artrósicos y neurálgicos. Y, en los últimos años, diferentes estudios realizados por científicos europeos hicieron que la hierba de San Juan se revelara como una eficaz arma contra los estados depresivos.

En la actualidad, Alemania y Estados Unidos son los países con mayor consumo de hipérico, una alternativa natural ante los efectos adversos de los medicamentos tradicionales.

La naturaleza vs. la industria farmacéutica

De hecho, la fama del hipérico o hierba de San Juan como alternativa natural para tratar la depresión es todo un problema para la industria farmacéutica.

Esta planta alcanzó un gran prestigio a partir de los diferentes estudios que fueron confirmando sus bondades naturales, provocando la reacción de la industria farmacológica, que no dudó en emprender una campaña para desvirtuar y distorsionar la imagen alcanzada por la hierba medicinal.

Así, mientras el Departamento de Salud de la Comunidad Europea alerta sobre el uso de la hierba de San Juan por posibles efectos secundarios, la Asociación Argentina de Fitomedicina (medicina natural basada en el uso de hierbas y plantas), creada en 1997, destaca la gran cantidad de fitonutrientes que contiene esta planta.

Ante esta controversia, recurrimos al doctor naturista Ariel Fernández, que diferenció hierba o planta natural de fármaco o droga: “Las hierbas poseen ciertas propiedades o cualidades naturales que permiten prevenir, disminuir, o curar una enfermedad sin agredir o intoxicar al cuerpo de la persona causando otra dolencia. Esta es la gran diferencia con los medicamentos, ya que hasta aquel que se cree inofensivo termina, a mediano o largo plazo, originando otro u otros problemas de salud a raíz de las drogas y los derivados químicos que posee”.

Para tener en cuenta

A finales de la década del noventa corrían fuertes versiones sobre los efectos secundarios que podía causar la hierba al consumirla conjuntamente con otros medicamentos de altas dosis de drogas como por ejemplo cyclosporin (utilizado en trasplantes de órganos), digoxin (cardiotónico), indinavir (utilizado para tratamiento del SIDA), theophyline (broncodilatador) y el warfarin (anticoagulante), entre otros. A raíz de esto, científicos del Departamento de Salud de Estados Unidos, conjuntamente con especialistas del Instituto Nacional de Salud Mental de Chile, desarrollaron en el 2000 una investigación sobre las posibles contradicciones en el consumo de hipérico o hierba de San Juan.

Pero, según el médico psiquiatra Rogelio Montero, nada de todo esto se pudo comprobar por el momento: “miles de estudios se hicieron en diversas partes del mundo y nadie pudo demostrar con pruebas fehacientes los efectos negativos del hipérico”, afirmó el especialista, y agregó que “hay que ser realistas: por mal que le pese a la industria farmacéutica, nadie puede decir que un fármaco es mejor que una hierba natural. El que piensa y cree eso es un ingenuo”.

Hasta el momento, lo único que sí se comprobó es que cualquier fármaco puede causar efectos secundarios, y que el consumo de los mismos se debe realizar sin excepciones bajo un estricto control del especialista a cargo. Y es que, mientras el número de fallecidos por mezcla, exceso, o mal suministro de fármacos antidepresivos aumenta, la hierba de San Juan no registra ni una sola víctima en 2500 años de uso variado contra diversas enfermedades.

 

Controlar, informar y dejar elegir

Según el médico naturista Ariel Fernández, “la Organización Mundial de la Salud debe realizar campañas informativas para concientizar a la población sobre los peligros de los fármacos antidepresivos si no son correctamente suministrados; como así también controlar a la industria farmacológica que continuamente ataca sin argumentos firmes a la medicina natural”.

Por su parte, el psiquiatra Montero aconseja que “nadie debe presionar al paciente, ni los especialistas en Salud Mental ni los naturistas. Es la persona la que debe decidir el tratamiento que desea seguir, ya que salir de cualquier tipo de depresión depende antes que nada de la voluntad del depresivo. Buscar ayuda, elegir el especialista, optar por un tipo de tratamiento, todo depende de la persona afectada, y esta no sólo debe estar bien informada y apoyada, sino que no debe sentir ninguna clase de condicionamiento”.

Cómo utilizarlo en casa

  • Infusión de hipérico: se prepara en infusión o decocción breve a razón de una o dos cucharaditas por taza, se deja reposar 5 minutos tapado, se cuela, y se bebe caliente.
  • Jugo fresco de hipérico: los jugos de la planta se obtienen de su fruto por medio de compresión o centrifugación. De forma manual se realiza cortando la planta o el fruto en trocitos, para luego colocarlo en un paño y exprimir hasta extraer el jugo. Se recomienda tomar dos cucharaditas tres veces al día durante 15 días, y una vez cumplido este plazo reducir la dosis a una cucharadita.
  • Tinturas: son soluciones obtenidas mediante el remojo en agua, alcohol, éter, vino o vinagre de la planta medicinal durante un determinado tiempo. Según sea el líquido utilizado se obtendrán tinturas líquidas, alcohólicas, etéreas, vínicas o acéticas. Se recomienda tomar 30 gotas tres veces al día.
  • Extracto fluido: consiste en disolver en alcohol los principios activos de la planta manteniendo constante la relación de peso entre la planta y el extracto (1 gramo de extracto fluido corresponde a 1 gramo de la planta.). Se recomienda tomar entre 10 y 50 gotas tres veces por día.
  • Aceite de hipérico: su uso es externo y se utiliza en aplicaciones dermatológicas (quemaduras, heridas, golpes, etc.).
  • Cápsulas: para facilitar su transporte e ingesta, la hierba de San Juan en polvo se puede encapsular. Se consigue de esta manera en algunas dietéticas y farmacias de productos naturales. Se recomienda el consumo de una unidad de 300 miligramos por día.

Otros usos

La hierba de San Juan no sólo sirve para combatir la depresión, también se la utiliza exitosamente para tratar los siguientes males:

  • Alopecia (caída del cabello)
  • Cáncer de estómago
  • Diarrea
  • Reumatismo
  • Úlceras
  • Inflamación
  • Tumores
  • Heridas
  • Lumbago

Infusiones naturales

  • Receta antidepresiva: mezclar hipérico, nenúfar, orégano y salvia en partes iguales. Colocar dos cucharaditas de la mezcla por taza en infusión y dejar reposar 5 minutos para luego colar. Se recomienda beber tres tazas al día en ayunas o entre comidas.
  • Para combatir el insomnio: mezclar hipérico, brezo, raíz de valeriana, tilo y marrubio en partes iguales. Colocar una cucharadita de la mezcla por taza en decocción durante 2 minutos a fuego lento y tapado; dejar reposar 5 minutos y colar. Se recomienda beber una taza después de la cena.
  • Para la timidez: mezclar hipérico, genciana, romero y ajedrea en partes iguales. Colocar una cucharadita de la mezcla por taza en infusión y dejar reposar cinco minutos para luego colar. Se recomienda beber una taza en el desayuno y otra después del almuerzo.