Masajes y aromaterapia en casa

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

masajes - aromaterapia

Nadie puede negar que los masajes son uno de los grandes placeres de la vida. Si a eso le sumamos cremas o aceites perfumados, además de ayudar a relajarte, mejorarán la piel al tiempo que reducirán la tensión y suavizarán las arrugas. También estimularán la circulación sanguínea y permitirán que la piel absorba nutrientes beneficios para la renovación celular y la eliminación de residuos. ¡No te pierdas los métodos de aromaterapia y de masajes para el rostro, manos y pies!

A continuación te brindamos información y métodos para que puedas empezar a hacerte masajes a vos mismo o alguien cercano. Como decíamos, esta práctica si se hace diaria ayudará a mejorar el aspecto de la piel y a reducir visiblemente las arrugas, las líneas de expresión, las estrías y la celulitis. También nos permitirá un momento de placer con muy poco además de estimular la circulación sanguínea. Ahora podrás relajarte a la noche y, claro, dormir mejor.

Cómo preparar los aceites

A continuación, las recetas para preparar los aceites aromáticos y terapéuticos según tu tipo de piel:

  • Para piel grasa

Son 10 milímetros de aceite de soja, 7 gotas de aceite esencial de bergamota, 1 gota de aceite esencial de limón y 1 gota de aceite esencial de geranio.

  • Para piel sensible

Son 10 milímetros de aceite de almendras dulces, 2 gotas de aceite esencial de manzanilla y 1 gota de aceite esencial de lavanda.

  • Para piel seca

Son 5 milímetros de aceite de almendras dulces y 5 milímetros de aceite de jojoba. Debes añadir 2 gotas de aceite esencial de neroli, 1 de aceite esencial de olíbano y 1 de aceite esencial de rosa.

Ahora veremos cómo realizar los masajes según las partes del cuerpo.

Masajes para el rostro

Estos masajes, aunque sean por tan solo 10 minutos, terminan por relajar los músculos cansados y tensos, a la vez que mejora el aspecto de la piel del rostro. Esto es así porque suaviza las arrugas mostrando una piel más firme y suave a la vez ayuda a evitar la aparición de nuevas arrugas.

No olvides que la piel del rostro es más sensible, por lo que se debe tener cuidado al masajearla y al elegir el aceite que se va a usar.

Cómo hacer el masaje

  • Primero debes quitarte los restos de maquillaje, anteojos o lentes. Una vez que hayas elegido el aceite adecuado, vierte una pequeña cantidad en ambas manos. Ahueca las manos sobre el rostro y deslízalas hacia las orejas, arrastrando la tensión. Podes realizar esto como mínimo tres veces.
  • Abre la boca y aprieta los labios con fuerza para formar un círculo. Con la punta de los dedos gordos, realiza movimientos circulares alrededor de la boca y del mentón, bajando por los costados de la mandíbula. Sube por los costados de la nariz y por la frente, en dirección a las sienes.
  • Con los dedos estirados, realiza círculos anchos sobre el músculo del costado del cuello. Puedes repetir usando los dedos de la mano izquierda sobre el costado derecho. Puedes también hacer el movimiento en ambos lados al mismo tiempo. Luego gira la cabeza a la derecha y a la izquierda, acompañando el movimiento con ambas manos. Esta actividad puede ayudar a contrarrestar los signos del envejecimiento.
  • Con las puntas de los dedos, golpea suavemente desde el mentón hacia las orejas, desde los costados de la nariz hasta las sienes y, finalmente, por la frente hasta las sienes. Podes continuar sobre los párpados cerrados y debajo de los ojos.
  • Rodea los ojos con los dedos gordos, realizando un movimiento que vaya desde encima de las cejas hasta por debajo de los ojos.

Masajes para mejorar el dolor y el aspecto de las manos

Para tener las manos más suaves y aumentar el cuidado que se merecen, puedes utilizar uno de los aceites y realizar algunos masajes. A continuación, dos recetas de cremas:

  • Para realizar una crema nutritiva

Mezcla entre 4 y 6 gotas de aceite esencial de naranja o de benjuí con 7 gramos de cera de abejas, 15 gramos de lanolina, 30 mililitros de aceite de almendras dulces, 15 mililitros de aceite de germen de trigo y 60 mililitros de agua destilada.

  • Para realizar una crema de manteca de cacao

Mezcla entre 4 y 6 gotas de aceite esencial de toronjil, rosa o manzanilla con 7 gramos de cera de abejas, 15 gramos de manteca de cacao, 20 mililitros de aceite de palta, 20 mililitros de aceite de damasco, 5 mililitros de aceite de zanahoria y 35 mililitros de agua de azahar.

Ahora, el masaje

  1. Te recomendamos que te sientes cómodamente. Acto seguido, aplica en la mano derecha alguna de las cremas sugeridas. Desliza sobre la mano izquierda, desde los dedos hasta la muñeca, realizando este movimiento varias veces. Sujeta la palma izquierda con los dedos de la mano derecha y con el dedo pulgar masajea desde el nudillo de tu dedo meñique hasta la muñeca. Repite masajeando los tendones que se encuentran entre cada dedo. Después, con la otra mano.
  2. Usando los nudillos del dedo índice y del dedo gordo aprieta el dedo meñique y tira lentamente mientras deslizas los dedos hacia la punta. Repite dos veces en cada dedo, incluyendo el pulgar. Para terminar puedes sujetar el dorso de la mano izquierda con los dedos de la mano derecha y masajear la palma con el dedo pulgar. Hazlo con ambas manos.

 

Masajes y técnicas para los pies

Los pies cansados y doloridos afectan nuestra manera de caminar y de sentir. Por eso, aquí te brindamos algunas recetas y técnicas de masajes para que los cuides un poco más.

  • Pies cansados

Mezclar 4 gotas de aceite esencial de lavanda o menta con 10 mililitros de aceite de girasol o de almendras dulces.

  • Pies ásperos

Mezclar 20 gotas de aceite esencial de olíbana, geranio o sándalo con 15 gramos de cera de abejas, 100 mililitros de aceite de girasol o de almendras dulces.

  • Pies hinchados

Mezclar 3 gotas de aceite esencial de lavanda y 2 gotas de aceite esencial de manzanilla con 10 mililitros de aceite de girasol o de almendras.

Ahora sí, el masaje

  1. Apoya el pie izquierdo sobre el muslo derecho. Sostenlo con la mano derecha mientras con la izquierda masajeas la planta y el empeine, desde los dedos hasta el tobillo, al mismo tiempo que extiendes la crema.
  2. Masajea cada dedo frotándolo y estrujándolo. Puedes pellizcar la punta de la uña que estimulará la circulación y suavizará tus dedos.
  3. Sujeta el pie con la mano izquierda y toma los dedos con la mano derecha. Estíralos suavemente hacia atrás y hacia adelante para aliviar la tensión y aumentar la flexibilidad.
  4. Realiza los mismos movimientos en el otro pie.

 

Algunas recetas más

Aceites refrescantes para:

  • Piel seca
  1.  Hierve medio litro de agua y sumerge 4 saquitos de manzanilla (ó 2 cucharaditas colmadas) durante 1 minuto.
  2. Cuando se enfríe, añade 6 gotas de alguna esencia de tipo cítrico, como limón, mandarina o naranja.
  3. Guárdalo en una botella hermética y agítalo bien antes de usarlo.
  • Piel grasa
  1. Hierve medio litro de agua y sumerge 2 saquitos de manzanilla y 2 raíces de consuelda mayor (ó 2 cucharaditas colmadas de cada una de las hierbas).
  2. Cuando esté frío, añade 6 gotas de esencia de enebro y guárdalo en un frasco hermético.
  3. Agítalo bien en la botella antes de usar.

 

Aceites nutritivos para:

  • Piel seca

Ingredientes

  • 15 g de aceite de palta
  • 15 g de aceite de germen de trigo
  • 90 g de aceite vegetal
  • 6 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de geranio
  • 3 gotas de aceite esencial de sándalo
  • 1 cápsula de vitamina E

Preparación

  1.  Mezcla todos los ingredientes y agita bien la mezcla.
  2. Abre la cápsula de vitamina E y viértela en la mezcla.
  3. Vierte media cucharadita de la mezcla en la palma de la mano y aplíquela en la cara y en el cuello.
  • Piel grasa

Ingredientes

  • 90 g de aceite de girasol
  • 6 gotas de aceite esencial de manzanilla.
  • 4 gotas de aceite esencial de salvia.
  • 4 gotas de aceite esencial de albahaca.
  • 1 cápsula de vitamina E.

Preparación

  1. Abre la cápsula de vitamina E y mezcla con todos los ingredientes.
  2. Vierte media cucharadita de la mezcla en la palma de la mano y aplícala en la cara y en el cuello.