La Medicina Ayurvédica, milenaria alternativa para curar enfermedades

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Ayúrveda restablece la armonía entre mente, cuerpo y espíritu tomando como base el equilibrio interno, curando enfermedades sin recurrir a tratamientos médicos.

Practicada en la India desde hace más de cinco mil años, la Medicina Ayurvédica es un sistema que combina terapias naturales con un acercamiento personalizado al tratamiento de la enfermedad. Ayúrveda es una palabra sánscrita que significa “conocimiento de la vida humana”, y su misión es mantener al individuo en las mejores condiciones físicas, psíquicas y emocionales.

Esto se debe a que, para esta disciplina, estar sano no significa carecer de enfermedades, sino encontrarse en un perfecto equilibrio físico, mental, emocional y espiritual. Y es que, al igual que muchas otras terapias orientales, esta técnica integral alternativa pone igual énfasis en el tratamiento de cuerpo, mente y espíritu, y se esfuerza por restablecer la armonía natural del individuo, que considera condición indispensable para la salud.

La constitución del cuerpo

La clave de la Medicina Ayurvédica se encuentra en la constitución del cuerpo (Prakryti). Para esta terapia integral, los seres humanos están compuestos por cinco elementos que rigen el funcionamiento de todo el organismo: éter, aire, fuego, tierra y agua. Esos cinco elementos se presentan combinados en el cuerpo de las personas en tres principios metabólicos básicos, denominados tridosha. Cuando estos se encuentran en equilibrio, el individuo está sano.

Estos tridosha (Vata, Pitta y Kapha) rigen todas las funciones psicológicas y fisiológicas de la mente, el cuerpo y la conciencia de cada persona y actúan, esencialmente, como protectores de la salud. Son los siguientes:

  • El Vata (viento), principio corporal de aire, se manifiesta a partir de los elementos éter y aire. La característica del Vata desde el punto de vista metabólico es la variabilidad y la imprevisibilidad. Los individuos Vata tienden a ser delgados, con rasgos prominentes y piel seca y fresca. Cambiantes, entusiásticos, imaginativos e impulsivos, los individuos Vata duermen irregularmente y son propensos a la ansiedad, al insomnio, al síndrome premenstrual y al estreñimiento.
  • El agua y el fuego se manifiestan en el cuerpo a través del principio del fuego, llamado Pitta (bilis). La persona Pitta es de estructura, fuerza y resistencia medias, bien proporcionada y estable. El tipo Pitta posee inteligencia rápida, penetrante, y puede ser crítico pero muy apasionado. Organizado y moderado en sus hábitos diarios, el individuo Pitta come y duerme regularmente. Suele sufrir acné, úlceras, hemorroides y dolencias del estómago y duodeno.
  • El humor del agua se presenta por medio de los elementos tierra y fuego, y recibe el nombre de Kapha (flema). Una característica fundamental de este tipo es la relajación. El tipo Kapha es sólido, pesado y fuerte. Con tendencia a ser gordo, posee digestión lenta y pelo aceitoso. La piel es húmeda y pálida. Los individuos Kapha son lentos y duermen mucho y pesadamente. El tipo Kapha será propenso al colesterol alto, a la obesidad y a las alergias.

Cómo trabaja

Una vez identificada la constitución de una persona, el médico especializado en Ayúrveda puede establecer el perfil de su salud, saber a qué enfermedades tiene predisposición y determinar cómo corregir las que aparezcan.

Ante la aparición de un desequilibrio o enfermedad, la Medicina Ayurvédica considera como una cuestión prioritaria el restablecimiento de la salud después de haber comprendido y diagnosticado correctamente cuáles son las molestias que producen esta desarmonía en el cuerpo. Así, cuando diagnostica un desequilibrio, el médico ayurvédico determinará el tratamiento a seguir según la constitución individual de la persona.

Los principales métodos con los que trabaja esta son la alimentación correcta, los preparados a base de plantas, la adecuada limpieza del cuerpo y los masajes y técnicas de meditación para lograr tanto la limpieza y desintoxicación del cuerpo como la curación espiritual.

Los alimentos

En cuanto a la alimentación, esta disciplina parte de la premisa de que los alimentos son sustancias energéticas que entran en el cuerpo y pasan a ser parte de él, y pueden nutrir, equilibrar o perturbar nuestro organismo.

Así, el Ayúrveda distingue tres tipos básicos de alimentos según el efecto que provocan:

  • Sattvicos

Frescos, jugosos, untuosos, nutritivos y gustosos, estos alimentos incrementan la energía mental y producen alegría, serenidad, claridad y equilibrio energético. Concentran la fuerza cósmica del equilibrio que ayuda al cuerpo y a la mente a estar clara y centrada.

Este tipo de alimento comprende la mayoría de los frutos y vegetales frescos, la mayoría de los cereales y legumbres, leche, yogurt, leche materna, ghee (manteca clarificada), semillas, nueces, y aceites de presión en frío.

Los alimentos sattvicos permiten a Vata tener una mente y un cuerpo más calmo, a Pitta el manejar la impaciencia y la irritabilidad, y a Kapha el estar más ligero y flexible.

  • Rajasicos

Son productos amargos, ácidos, salados, picantes, secos y cálidos. Consumirlos despierta sensualidad, sexualidad, celos, enojos, fantasías, egocentrismo y otros pensamientos alejados de la espiritualidad. Concentran la fuerza cósmica de la actividad y estimulan el movimiento hacia afuera, la pasión y la agresión. Los individuos que prefieren estos alimentos disfrutan de planificar sus comidas con anticipación y suelen tener comidas abundantes.

Algunos ejemplos de estos alimentos son los condimentos picantes, las frituras, las carnes rojas, el pescado, el pollo, el ajo, el café, el limón y el tabaco.

  • Tasmasicos

Concentran la fuerza cósmica de la inercia. Secos, de mal sabor o aroma desagradable, el consumo de estos alimentos lleva al pesimismo, a la ignorancia, a la falta de sentido común, a la codicia y a las dudas y genera confusión, depresión e inercia.

Entre ellos se encuentran las carnes rojas, aves de corral, pescados, embutidos, compuestos químicos, hongos, alcohol, y drogas.

Su efecto es igual para todas las composiciones corporales: el desequilibrio tanto del cuerpo como de la mente.

Comer mejor

Para armonizar nuestra mente y cuerpo es necesario conocer nuestro tipo constitucional y luego diseñar una dieta saludable que equilibre a Vata, modere a Pitta, y estimule a Kapha.

Los sabores son de suma importancia para el buen desarrollo de nuestra alimentación ya que todos son imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. En las comidas podemos encontrar: dulce (cereales, frutas); salado (salsa de soja, sal); ácido (queso y otros alimentos fermentados); picante (pimientos y ajíes); astringente (té, lentejas); amargo (verduras de hoja verde, mate). Cada uno de esos sabores responde a una combinación de elementos:

  • Dulce: agua y tierra.
  • Acido: tierra y fuego.
  • Salado: fuego y agua.
  • Picante: fuego y aire.
  • Amargo: éter y aire.
  • Astringente: aire y tierra.

Las personas con dosha Pitta comúnmente son atraídas por los sabores salados, picantes y ácidos. Las Vata son atraídas por los sabores amargo, astringente, picante. Las personas que tienen dosha Kapha son atraídas por los sabores dulce, salado y ácido.

Así, conocer nuestro tipo de constitución nos ayuda a elegir mejor los alimentos que consumimos para lograr el equilibrio en todos los aspectos de nuestra vida.