Cómo utilizar la “uña de gato”

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

uñadegato

Uña de gato es una planta que crece en las selvas lluviosas de la amazonia peruana y a la que desde tiempos inmemoriales se le atribuyen numerosas propiedades medicinales… que las más recientes investigaciones científicas comenzaron a confirmar. A continuación veremos sus beneficios.

La uña de gato o Uncaria tomentosa –no tiene nada de felino, se la llama así por el aspecto de sus espinas- es una liana que puede llegar a medir hasta 30 metros y crece en la Selva Amazónica (Perú, Bolivia y Colombia).

Los habitantes de la zona la consideran una planta mágica y la utilizan desde hace varios siglos por sus cualidades curativas. La consumen en forma de té, que preparan triturando la corteza de la planta (de color anaranjado) hasta obtener un líquido muy amargo, realizando una maceración simple en agua o en alcohol o utilizando directamente las hojas.

 

La cura natural

Las bondades que le atribuyen a esta planta que crece enroscada en los árboles son muy variadas, y tan impresionantes que comenzaron a ser estudiadas rigurosamente a partir de la década del 70, cuando varias personas aseguraron haber curado su cáncer gracias al consumo de infusiones de uña de gato.

Hoy en día, la uña de gato es elegida por miles de personas que desean probar métodos alternativos para tratar diversos males que aún no tienen cura desarrollada en la medicina occidental, como el cáncer o el SIDA.

Y, si bien sus beneficios aún no se encuentran lo suficientemente comprobados como para recomendarla como terapia única, lo cierto es que resulta un buen complemento de los tratamientos médicos tradicionales (en ningún caso se debe abandonar o reemplazar el tratamiento convencional de la enfermedad).

 

Algunas propiedades

 La uña de gato posee principios activos que otorgan los siguientes beneficios:

  • Es inmunoestimulante, por lo que tiene una acción positiva sobre el cáncer, SIDA, herpes varios y Sarcoma de Kaposi.
  • Es antiinflamatoria y posee acción eficaz en artritis diversas, artritis reumatoide, bursitis, reuma, lupus y fibromialgias.
  • Ayuda en la lucha contra los radicales libres: resulta beneficiosa en procesos inflamatorios, cancerosos, febriles y para aquellos pacientes que se encuentran en exposición de radiaciones ionizantes.
  • Es antiviral: da buenos resultados en herpes genital y de zoster, resfriado común, sinusitis, otitis, virus de la estomatitis vesicular y conjuntivitis.
  • Resulta desintoxicante y resolutiva del tracto digestivo, por lo que es útil cuando han fallado los tratamientos convencionales en la enfermedad de Crohn, diverticulitis, colitis, gastritis, úlceras, parásitos intestinales, colitis, hemorroides y alteraciones de la flora intestinal.
  • Es antialérgica, especialmente en casos de lupus y neurobronquitis.
  • Elimina las toxinas, por lo que resulta eficiente contra la fatiga crónica y la depresión orgánica.
  • Como si todo eso fuera poco también es hipotensora, diurética, antiagregante plaquetaria, previene ataques cardiacos, reduce la hipertensión, evita arteriosclerosis trombocerebrales y tromboflebitis.
  • Por último, es antimutágena y citostática, por lo que se cree que podría ser una buena herramienta en la lucha contra diferentes tipos de cáncer.

 

Cómo se consume

 Tradicionalmente, la uña de gato se consumía en infusión preparada con la corteza. Hoy en día hay muchas presentaciones disponibles en las herboristerías: cápsulas de corteza seca pulverizada, extracto fluido, bolsas de corteza y raíz para té… ¡¡sólo se trata de encontrar la manera de consumirla que más nos guste para empezar a disfrutar de todos sus beneficios!!

 

Precauciones

En cuanto a las contraindicaciones y los efectos secundarios que el consumo de esta hierba puede tener, hay que aclarar que aunque no hay ningún efecto secundario probado se han tratado muy pocas personas con la uña de gato en los estudios científicos.

Por eso es preferible evitar el consumo de productos de uña de gato en mujeres embarazadas, durante la lactancia (las plantas amargas suelen cambiar el sabor de la leche materna e interrumpir su producción) o aquellas personas con desórdenes inmunes como la esclerosis múltiple.

Debido a su contenido en taninos y principios amargos, la uña de gato puede llegar a producir molestias gástricas a las personas con dispepsias hipersecretoras. Esto se evita administrándola en forma de cápsulas o comprimidos.

 

Para tener en cuenta

Al utilizar la uña de gato en cápsulas o comprimidos es importante verificar que se trate de la variedad Uncaria tomentosa, ya que hay otras variedades más baratas pero menos eficaces, como la Uncaria guianensis, a la que le falta un compuesto potencialmente importante. Una variedad china, el Uncaria rhyncophylla, posee muchos compuestos similares, pero no es exactamente igual. Los fabricantes deberían especificar de qué variedad se trata en los envases de sus productos.

 

Ayer y hoy

 Los pueblos nativos de América del Sur han conocido y aprovechado la uña de gato a lo largo de casi 2.000 años: se utiliza para tratar el asma, la recuperación del parto y la cicatrización de heridas, pero también para el dolor en las articulaciones, problemas estomacales, tumores, control de natalidad, como tónico para evitar enfermedades, tratar dolores de los huesos y limpiar los riñones. Además, se la aplicó en numerosos casos de cáncer del tracto urinario, inflamaciones, cirrosis, gonorrea y diarrea.

Hoy en día también se la utiliza para los dolores musculares y de las articulaciones, irregularidades en el ciclo menstrual, acné, hongos, cicatrización de heridas y dolor nervioso.

Otros usos posibles, que la ciencia todavía está estudiando, son para tratar cáncer, trastornos inmunológicos, diverticulitis, úlceras pépticas, colitis, gastritis, hemorroides y parásitos. También continúan los estudios con uña de gato para determinar su eficacia contra infecciones virales y en el tratamiento del SIDA.