La meditación como antídoto para el dolor espiritual

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cómo desintoxicar la mente

La Asociación Vipassana Argentina repite un modelo que se practica en todo el mundo: durante 10 días, las personas se dedican a trabajar sobre su respiración, la concentración y, luego, a meditar, aislados del mundo y en silencio. De esta manera es posible aprender a erradicar el sufrimiento y los sentimientos negativos.

Se sabe que la Meditación Vipassana es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India, y que estuvo perdida durante siglos para la humanidad. Actualmente, es una de las más enseñadas alrededor del mundo, con el mismo formato que se repite una y otra vez, en diversas culturas y locaciones. En Argentina, las actividades están a cargo de la Asociación Vipassana, que da cursos en Buenos Aires y Mendoza.

Vipassana, que significa ver las cosas tal y como son en realidad, es un proceso de auto-purificación mediante la auto-observación, y se enseña en un curso que dura 10 días. Durante esos días, las actividades que se realizan son totalmente introspectivas. Los estudiantes se comportan como si estuvieran solos, en total silencio, excepto durante las entrevistas con el maestro. Cronometrado con precisión, saben que el día número 10, a las diez de la mañana, pueden empezar a hablar.

 

Qué, cómo y para quién

Hay una cita de Goenka, el principal difusor de las técnicas de Meditación Vipassana en la actualidad, que resume el sentido de estas prácticas: “Para nosotros la meditación es un arte de vivir. Tenemos que entrenar nuestras mentes, pero no para escapar de los problemas, sino ir hasta lo más profundo, encontrar sus causas y erradicarlas. La mente ha acumulado tantas negatividades, ira, aversión, odio, miedo, celo y pasión, que tenemos que librarnos de todo eso”.

Ante una oferta tan variada de actividades como la que se puede encontrar actualmente, es posible que muchas otras técnicas puedan resultar similares. Para comprender cabalmente de qué se trata, la Asociación Vipassana elaboró una lista de qué es y qué no es esta técnica.

No es:

  • Un rito o una liturgia basados en la fe ciega.
  • Un entretenimiento intelectual o filosófico.
  • Una cura de reposo, unas vacaciones o un club social.
  • Una huida de los problemas y las tribulaciones de la vida diaria.

Lo que sí es:

  • Una técnica para erradicar el sufrimiento.
  • Un método de purificación mental que nos capacita para afrontar las tensiones y los problemas de la vida de una forma tranquila y equilibrada.
  • Un arte de vivir que se puede utilizar para contribuir positivamente a la sociedad.

 

¿Cómo es un retiro de Meditación?

Los retiros duran 10 días: comienzan un miércoles y terminan un domingo a las 8 de la mañana. Uno se compromete a abstenerse rigurosamente de matar cualquier forma de vida, robar, cualquier actividad sexual, mentir, tomar intoxicantes y, además, deben respetar el Noble Silencio por 10 días. Durante tres días se practica Anapanasati: la concentración se agudiza a través de la atención sobre la respiración. En el cuarto día se enseña Vipassana. Utilizamos esa mente concentrada y estable para observar las sensaciones en todo el cuerpo sin reaccionar ante ellas, sean agradables o desagradables. Esta ecuanimidad es la clave para la purificación de la mente. Todo el curso está diseñado para que, de manera progresiva y sistemática, podamos profundizar en la técnica. Por último, el día 9, Metta Bhavana o ‘meditación del amor benevolente’, en el que compartiremos los méritos adquiridos durante estos diez días con todos los seres.

 

¿Es posible que, luego de regresar del retiro, las enseñanzas se puedan aplicar en lo cotidiano?

Lo ideal es practicar una hora a la mañana y otra a la tarde. El retiro es una oportunidad de aprender la técnica en un ambiente ideal, pero luego hay que regresar a la vida cotidiana, donde realmente se deben ver los resultados de haberse iniciado en estas técnicas.

 

Respiración guiada y conciente

El primer paso es observar la propia respiración tal y como es, dejando que se dé naturalmente. Al cabo de tres días, explican que la experiencia permite progresar en el control y la mente se calma. Este ejercicio, aseguran, desarrolla la facultad de la atención. Como dice Goenka: “La respiración es un puente entre el campo de lo conocido al campo de lo desconocido. Muchas funciones químicas y electromagnéticas están sucediendo en nuestros cuerpos sin que lo sepamos. La respiración está muy ligada con las impurezas de la mente”.

 

 

En qué consiste una jornada

Los horarios son sumamente estrictos. Cada instante, las actividades están tabuladas, pensando en lograr los objetivos finales del curso:

4.00: llamada.
4.30 a 06.30: meditación en la sala o en la habitación.

6.30 a 7.30: desayuno y descanso.
8 a 9: meditación en grupo.

9 a 11: meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor.
11 a 12: comida.
12 a 13: descanso y entrevista con el profesor.
13 a 14.30: meditación en la sala o en la habitación.
14.30 a 15.30: meditación en grupo.

15.30 a 17: meditación en la sala o en la habitación según las instrucciones del profesor.
17 a 18: merienda y descanso.
18 a 19: meditación en grupo en la sala.

19 a 20.15: charla del maestro en la sala.

20.15 a 21: meditación en grupo.

21 a 21.30: preguntas en la sala.

21.30: descanso. Se apagan las luces.

 

Más datos

Los retiros se realizan en el Predio San Esteban, que queda en Padre Elizalde 2180, Partido de Cañuelas.

Quienes van en auto, deben tomar la ruta 205, luego la ruta 3 ó la autopista a Cañuelas. Hay que salir en Alejandro Petion.

En micro es posible ir desde Plaza Once, con el 88 ($4), que sale cada media hora y tarda 2 horas. Hay que bajarse en San Esteban y desde ahí se puede tomar un remís ($12). También se puede ir en tren: desde Constitución, hasta la estación Petion. Y de ahí, 5 minutos en remís.
Vipassana Argentina: Pichincha 375 2″E”, Buenos Aires. E-mail: [email protected]
Vipassana Mendoza: Rodríguez 3254, Sexta Sección, Mendoza. E-mail: [email protected]