Entrenamiento con Aero Chair: Pilates combinado con entrenamiento aérobico

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

pilates

Sin perder de vista la esencia del método creado por Joseph Pilates, el Aero Chair brinda la posibilidad de conjugar fuerza con flexibilidad, fortaleciendo el centro de poder. En qué consiste esta técnica que combina Pilates con entrenamiento aeróbico.

El aparato más popular del método inventado por Joseph Pilates hace más de 50 años, es el Reformer Universal. Muchos gimnasios ofrecen esta única alternativa a sus alumnos, perdiendo la posibilidad de descubrir un equipo realmente fascinante y “que enamora a la gente” como es el Wunda Chair, de GMP Equipamientos, fabricante de aparatos de Pilates y rehabilitación.

Su creador lo diseñó con el objetivo de que estuviera en todos los hogares, como una silla especial con dos pedales, que se pueden usar juntos o separados. Cuenta con múltiples resortes. Por su funcionalidad es muy atractivo para todos los clientes, en especial, porque permite hacer ejercicios desafiantes (razón por la cual es codiciado por las personas más aptas en el ejercicio físico). Tomando como base esta premisa y, el trabajo conjunto con estudios de Pilates, nació este sistema de entrenamiento.

También se pensó en el espacio físico con los que cuentan los estudios y se diseñó un aparato especial, liviano, apilable de a dos y que permite optimizar el espacio. De esta forma, en un mismo salón se pueda usar tanto para clases de Pilates Mat como para Aero Chair.

Este sistema de entrenamiento está pensado para clases grupales, donde un profesor-guía es quien marca los ejercicios, a la vez que motiva al grupo.

El salón se ambienta de forma especial, agregando luces tipo disco y música fuerte y movida. La idea es crear un clima que fomente el entrenamiento aeróbico y la diversión.

El sistema de cambio de resortes es muy sencillo y lo puede hacer el alumno. Y tiene la posibilidad de adjuntar barras de sostén laterales.

Por ser bastante más económico que el Wunda Chair tradicional, resulta una forma sencilla de agregar variedad a las clases de Pilates, considerando a un segmento más joven (25 a 45 años), siempre deseoso de novedades.

Las clases de Aero Chair

El sistema de entrenamiento con Aero Chair consta de clases de una hora de duración, donde se trabaja todo el cuerpo, se emplea la fuerza del centro de poder y los principios de Pilates para tonificar el abdomen, los brazos y las piernas.

Luego de unos minutos de “entrada en calor”, se pasa a la rutina aeróbica del tipo Indoor cycling, donde se agregan ejercicios de tonificación, coordinación y equilibrio.

A diferencia de los ejercicios de Pilates en Wunda Chair, en las de Aero Chair, las repeticiones son rápidas y las transiciones entre ejercicios muy cortas y fluidas. Las clases finalizan con ejercicios de elongación del método Pilates.

Para una clase más avanzada, donde se busca tonificar aun más el cuerpo, se usan mancuernas (de 1 a 5 Kg, dependiendo del alumno) y una barra de peso.

Ejemplos de ejercicios para el Aero Chair

  1. Trabajo de pies: nos sentamos en el banco, mirando hacia los pedales. Usando los pedales separados, apoyamos los metatarsos sobre ellos y presionamos hacia abajo, con los dos pies a la vez. También podemos trabajar primero una pierna y luego la otra, o podemos alternar ambas piernas. Recordemos mantener abdominales contraídos y no superar las 10 repeticiones.
  1. La ranita: en la misma posición que el ejercicio anterior, trabajamos con los pedales juntos. Nos paramos sobre el pedal, apoyando los metatarsos y abriendo las rodillas a los costados, con los talones juntos. Nos sostenemos del costado del banco. Podemos incluir en este ejercicio las siguientes variantes: a) mantenemos esta postura sin mover ni los brazos ni los piernas, con el pecho abierto y los abdominales contraídos; b) sin cambiar de posición de piernas, flexionamos y estiramos los brazos, trabajando tríceps; c) sosteniéndonos del banco, estiramos un poco las piernas y las flexionamos y d) nos tomamos del borde de atrás del banco y levantamos las caderas. En esta posición, extendemos las piernas, presionando un poco con el pedal hacia abajo y volvemos a flexionar las rodillas.
  1. Bicicleta: nos ubicamos del otro lado. Para esto, nos sostenemos del borde del banco y apoyamos un pie en un pedal y, el otro pie, en el pedal restante. Contraemos los abdominales y curvamos la columna. En esta posición, flexionamos y estiramos piernas alternando.
  1. Sirena: nos sentamos de costado sobre el banco. Los pedales tienen que estar juntos. Llevamos el brazo de afuera estirado hacia el techo. (Debemos tener cuidado de no arquear la zona lumbar, abdominales contraídos). Inclinamos el tronco de costado y presionamos el pedal hacia abajo, con una mano de adentro, sin despegar la cadera del banco. Realizamos tres repeticiones para bajar, luego incorporamos el tronco, levantamos el brazo de adentro hacia el techo e inclinamos el torso hacia el otro costado. Repetimos, recordando que el movimiento sea bien fluido, pasando rápido de una repetición a la otra.
  2. Zambullida de cisne: este es un muy buen ejercicio para trabajar la columna. Hay que tener en cuenta que aquí, cuánto más liviana es la resistencia, más difícil es el ejercicio porque tenemos que trabajar más para tirar del pedal hacia arriba. Con los pedales juntos, nos acostamos sobre el banco y apoyamos las manos sobre ellos, cuidando que los hombros queden a la misma altura que las manos. Las piernas estiradas abiertas un poco más que el ancho de caderas, los abdominales contraídos y los hombros hacia abajo. Levantamos el tronco, arqueando la columna y empujamos los pedales hacia abajo. Abdominales contraídos y exhalamos llevando esa misma postura hacia abajo, reclinando el tronco y levantando las piernas, tratando de mantener la extensión de la caja torácica.
  1. Puente con una pierna: este es un ejercicio especial para los glúteos. Nos acostamos sobre la colchoneta en el piso y apoyamos un pie sobre un pedal. Despegamos las caderas del piso y levantamos una pierna estirada hacia arriba. Con el otro pie, presionamos el pedal hacia abajo en tres tiempos y relajamos. Repetimos tres veces más y cambiamos de pierna.
  1. Trabajo de brazos: nos paramos frente a los pedales (que deben estar separados), estiramos y exhalamos, usando los abdominales para flexionar la columna y, presionando con las manos, los pedales. Flexionamos un codo, presionando un pedal y luego el otro, alternando el movimiento.

Por PMG Equipamientos / www.gabrielmarti.com.ar