Reduce tus gastos usando eficientemente la electricidad y el gas

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Ahorro energético en la cocina

Utiliza eficientemente la electricidad y el gas

El lugar donde más consumimos energía es en la cocina, por eso es importante saber cómo podemos achicar los gastos que hacemos, cuidando de ésta manera nuestro bolsillo y el medio ambiente.

Cómo ahorrar en nuestro uso de la heladera

  •  No mantenga la puerta de la heladera abierta. No abra la puerta “a ver qué hay”. Decida qué va a sacar antes de abrirla y ciérrela inmediatamente. No deje que se cierre sola, verifique que quede bien cerrada.
  • Limpie las bobinas detrás de la heladera varias veces al año para que funcione con más eficiencia. Mientras las limpia, asegúrese de que esté desconectada.
  • Considere la posibilidad de cambiar la heladera si tiene más de doce años. Los electrodomésticos nuevos son más eficientes y usan menos electricidad.
  • Cuando compre una heladera fíjese especialmente cuánta electricidad usa la unidad.
  • Mantenga el freezer libre de escarcha. Descongélelo cada tanto: cuando se acumula una capa de hielo actúa como aislante que hace funcionar más el freezer.

Horno y cocinas a gas

  • Busque alternativas a la cocina a gas: el microondas y la parrilla son dos buenas opciones.
  • Procure usar utensilios que necesiten menos calor como sartenes y ollas eléctricas y hornos tostadores.
  • Evite calefaccionar el ambiente con las hornallas de la cocina: gastará muchísimo gas. Intente colocar una estufa de bajo consumo o, en su defecto, alguna estufa eléctrica, un radiador o un caloventor.
  • Intente preparar toda la comida junta: cocine a la mañana para todo el día o concentre las preparaciones de toda la semana en dos o tres días. Así aprovechará mejor la energía y ahorrará gas y electricidad.
  • Para evitar las pérdidas de calor use sartenes y ollas con tapas que sellen bien y que tengan la base del tamaño de la hornalla.
  • Cuando esté horneando, regule la temperatura del horno. Recuerde que no todas las preparaciones necesitan el máximo de calor.
  • No encienda el horno de antemano a menos que la receta lo indique especialmente. Si es así, intente cocinar alguna otra cosa mientras tanto para aprovechar la energía y no desperdiciarla.
  • No abra el horno durante la cocción si no es necesario. Cada vez que lo hace, la temperatura baja 25 grados, y se gasta más energía para que vuelva la temperatura al nivel deseado.
  • Apague el horno cinco minutos antes de que finalice la cocción para que el calor restante se use para terminar de hornear.
  • Use tapas en las ollas y sartenes para que no se pierda calor.
  • Al hornear, ponga varias cosas para que se horneen a la misma vez. Procure hornear dos o tres tantos a la misma vez para ahorrar energía.
  • Utilice platos de vidrio para hornear cuando sea posible. El vidrio retiene el calor más fácilmente que otros materiales y, por lo tanto, se hornea más rápidamente y podrá bajar la temperatura del horno 25 grados.

El Microondas

  • No cocine de más en el microondas: úselo sólo el tiempo necesario.
  • Evite mantener la puerta del microondas abierta para no gastar electricidad en vano.
  • Desenchufe el microondas cuando no lo esté usando: así evitará el gasto oculto del reloj y la lamparita.
  • No utilice el microondas como timer.
  • Salvo que sea imprescindible, no descongele la comida en el microondas: sacarla un rato antes es más que suficiente para descongelarla a temperatura ambiente.