Ventajas y propiedades del cártamo

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cártamo

Los aceites vegetales extraídos de las semillas del cártamo tienen la mayor cantidad de ácidos grasos esenciales. En esta nota, veremos para que está especialmente recomendado su uso: en casos de colesterol, arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, artritis y reumatismos.

Perteneciente a la familia de los cardos, esta planta se adapta fácilmente a suelos poco fértiles y a diferentes climas, no necesita mucho riego y, a cambio, posee numerosas ventajas para la salud y el bienestar. Descúbralo en esta nota.

De la tintura a la alacena

En la antigüedad el cártamo se conocía y utilizaba para teñir telas y alimentos, ya que su flor posee un color rojo anaranjado intenso que no se pierde con el agua: los análisis químicos realizados en textiles del Egipto Antiguo –datados en la dinastía XII- determinaron que para teñirlos se había utilizado cártamo, y algunas guirnaldas realizadas con esta planta fueron encontradas en la tumba del famoso faraón Tutankamon.

Pero, a medida que pasó el tiempo y su cultivo se extendió por todo el mundo (y muy especialmente por el hemisferio Occidental), también se fueron descubriendo otros usos aún más importantes para esta planta que hoy se considera una verdadera aliada de la salud.

El valor del aceite

Las semillas del cártamo producen entre un 30 y un 35 por ciento de aceite con un alto porcentaje de ácidos grasos esenciales. Además, ese aceite es obtenido por presión hidráulica, sin la utilización de solventes en su elaboración, refinándose mediante métodos convencionales y sin empleo de aditivos antioxidantes. Todo esto, sumado a su bajo contenido en colesterol, lo convierte en un producto muy apreciado en la alta cocina.

Entre las propiedades del aceite de cártamo se destacan especialmente que su riqueza en ácido graso oleico lo hace conveniente en casos de colesterol, arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, artritis y reumatismos, y también que su consumo frecuente produce un suave efecto laxante y ayuda a regularizar el funcionamiento intestinal.

Razones de más para incluirlo en la alimentación cotidiana…

Países productores

Su nombre científico es Carthamus tinctorius (proviene del uso originario que se le daba a la planta) y también se lo conoce como alazor. Originario de la India, hoy su cultivo está extendido por todo el mundo, aunque este país sigue siendo el principal productor, agrupando casi el 45% de la producción mundial.

En la actualidad esta planta también se cultiva en diferentes zonas de México, India, Estados Unidos, Etiopía, Kazakhstan, China y Australia.

En Argentina, el cártamo ya ha sido sembrado con éxito en algunas regiones del NOA (Salta, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero), en el NEA (Chaco, Formosa y Santa Fe) y en La Pampa.

Y, aunque su producción no ocupa un lugar destacado entre los cultivos locales (la participación argentina en el ranking de países productores es de sólo el 1,8 por ciento), lo cierto es que este cultivo viene ganando terreno: en los últimos años se sembraron aproximadamente 58,4 miles hectáreas y se recolectaron 43,7 miles de toneladas de cártamo por año en nuestro país.

Diferentes tipos

Existen dos variedades de cártamo:

  • Algunas semillas producen un aceite con alto porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados, principalmente ácido oleico, que ejerce una acción beneficiosa en los vasos sanguíneos y disminuye el colesterol total (reduciendo el malo y aumentando el bueno), con lo que disminuye sensiblemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y hepáticas.
  • Otras semillas de cártamo, en cambio, poseen una alta concentración de ácidos poliinsaturados, principalmente ácido linoleico, que también disminuye la cantidad total de colesterol pero debe consumirse con precaución (la OMS recomienda un consumo de grasas poliinsaturadas que no supere el 10% sobre el total de grasas ingeridas).

Para tener en cuenta

El aceite de cártamo es bastante delicado, por la que hay que guardarlo siempre en lugares secos, frescos y donde no reciba demasiado luz. Además, se enrancia fácilmente y no soporta las altas temperaturas: por eso lo ideal es utilizarlo crudo en ensaladas o como condimento de otros platos.

También se lo puede mezclar con otros aceites, ya que su sabor resulta bastante fuerte.

Otros usos

  • Además del uso alimenticio, el aceite de cártamo posee algunas aplicaciones industriales: por ejemplo, se lo utiliza en la elaboración de pinturas y revestimientos de superficies, así como en esmaltes y jabones, gracias a que no se torna amarillento con el tiempo.
  • Por otra parte, el subproducto o residuo natural que queda al extraer el aceite de cártamo posee un alto nivel de proteínas (cerca del 24%) y mucha fibra, por lo que generalmente es utilizado como suplemento proteico para la alimentación del ganado. Con el mismo fin se utilizan sus semillas y hojas tiernas.
  • Entre otros usos populares que se le suelen dar al cártamo, las flores se consideran muy efectivas para combatir pérdida del apetito, dispepsias y parasitosis intestinales.
  • Los frutos, en tanto, ayudan a resolver problemas de estreñimiento.
  • Las flores de cártamo se usan ocasionalmente en la gastronomía como un sustituto barato del azafrán –se lo conoce también como “azafrán bastardo”-.
  • Sus semillas se emplean muchas veces como alternativa a las de girasol en la alimentación de aves y mamíferos.