Pilates on the Ball: una técnica combinada

Comparte esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Pilates on the Ball

Colleen Craig, instructora certificada en Stott Pilates en Canadá, tuvo un gesto visionario. Es sabido que los balones esféricos de diferentes tamaños no formaron en su origen parte del entrenamiento tradicional de Pilates. Hasta que esta mujer, en su línea de pensamiento, estudió y adaptó los ejercicios de Pilates al balón, manteniendo inalterables los principios del método.

En sus workshops, Colleen Craig demuestra su maestría adaptando cada uno de los ejercicios para que sean accesibles a todos. Asimismo, los ejercicios con balones propuestos por ella son más divertidos y desafiantes.

Sucede que el balón brinda eficiencia y funcionalidad a la utilización del cuerpo; posibilita estiramientos profundos y confortables que complementan lo que se logra en una sesión estándar de Pilates, en la que se trabaja rotando por los diferentes aparatos y accesorios.

El trabajo de colchoneta es “el corazón” del método Pilates pero tiene sus limitaciones. Es por eso que Joseph Pilates inventó las piezas de equipamiento, que le agregan resistencia y peso al trabajo en el piso, mientras permiten “desarrollar” los estiramientos.

Integrar los balones a las clases de Pilates Mat puede ser una excelente elección porque permiten que el usuario pueda tener todos los beneficios de asistencia y peso desde el principio.

Lo más importante de todo es que los balones les permiten a los alumnos vivenciar un mayor repertorio de movimientos, desafiando las rutinas básicas del entrenamiento de Pilates, sin necesidad de equipamientos costosos.

Otra ventaja única es que, al ser un trabajo que se realiza sobre una superficie inestable, el uso de las esferas amplía también la coordinación y el equilibrio. El apoyo inestable sobre la pelota permite realizar estiramientos suaves y de duración prolongada, con mejores resultados que las tracciones bruscas (lo que, además, reduce el riesgo de lesionarse), y también recluta fibras musculares que estaban inactivas, transformando al cuerpo más haragán en un cuerpo más despierto y activo.

En estos ejercicios se trabaja la flexibilidad de manera global y se accede a estiramientos más duraderos, ya que se mantienen durante más tiempo, luego de finalizado el ejercicio. En los ejercicios de fuerza, en tanto, la pelota ofrece un soporte que ayuda a liberar esfuerzo de aquellas zonas del cuerpo que se comprometen sin necesidad. De este modo, se puede trabajar la fuerza intensamente y lograr precisión en la realización de cada ejercicio.

Los beneficios de la práctica

En la actualidad, Pilates posee pequeños y novedosos accesorios que enriquecen y dinamizan los trabajos físicos. Estos implementos trabajan integrados con las grandes máquinas que se ven en los estudios de Pilates, y dinamizan y facilitan el trabajo de Pilates Mat y Studio. Si se entiende primordialmente cómo trabajar sobre el piso, el instructor estará listo para luego combinar estos ejercicios básicos con el uso de los reformers, el trapecio e incluso el chair.

El profesor que trabaje con esféricos debe tener en cuenta que lo primordial es estar al servicio del alumno, brindándole confort y asistencia en todo momento. Durante las clases, además, es crucial presentarle desafíos al recién llegado, siempre recordando que no es importante cómo realiza el ejercicio solicitado, sino que comprenda paulatinamente cómo organizar el movimiento, es decir construirlo en capas. Cuando hablamos de capas, nos referimos a entender cómo construir cada movimiento. Primero, alineando y trabajando la musculatura profunda; luego, yendo paso a paso hasta lograr una correcta ejecución del ejercicio. De este modo, el alumno entenderá cuál es el beneficio que obtendrá en su vida cotidiana con este trabajo.

Los balones son beneficiosos para todos, pero sobre todo se los recomienda a quienes necesiten:

  • Aliviar tensiones musculares.
  • Mejorar la flexibilidad y la tonicidad muscular.
  • Mejorar la movilidad articular.
  • Adquirir hábitos posturales más saludables.
  • Aprender a cuidar zonas lastimadas y vulnerables del cuerpo.
  • Adquirir mayor conciencia y funcionalidad del cuerpo en el espacio.
  • Recuperar la fuerza del centro y el equilibrio.

Además, este tipo de prácticas provee estímulos propioceptivos, favoreciendo la fluctuación del tono postural y las reacciones de equilibrio. Otro punto a destacar es, que al sentarnos en la pelota, se aminora el stress de la columna vertebral, los discos y los ligamentos, disminuyendo hasta cinco veces la presión de carga que ellos reciben. Pilates y el entrenamiento con balones tienen una estrecha relación con la fisioterapia, ya que ambos tipos de terapia se ocupan del entrenamiento postural de los músculos, el alineamiento del cuerpo y la construcción de un centro fuerte. Un centro poderoso permite ser fuerte y sensible a la vez; tener la suficiente flexibilidad como para dejar fluir las emociones en nuestro cuerpo, y la conciencia para dejar fluir la respiración adecuada en este centro.

Lo que se enseña y lo que se aprende

A lo largo de varios años de práctica de Pilates con balones, descubrí que adopto este método preferencialmente por varias razones:

– Porque uno está siempre creciendo y aprendiendo. Cada alumno puede mostrarnos una nueva variación y uno puede adaptar estos ejercicios y hacerlos accesibles a todos. Si no, también es posible complejizar y combinar los ejercicios.

– Es una forma inteligente de ejercitarse con muchas capas por explorar.

Un buen maestro –con sensibilidad– hace sentir a sus alumnos que la tarea a realizar es simple y fácil. Todo instructor avanzado conoce en detalle el trabajo y sabe elegir ejercicios tan simples como movilizantes y efectivos. Y esto es una tarea de inteligencia corporal.

Para ser buenos maestros de Pilates on the Ball no necesitamos ser grandes atletas ni eximios bailarines. Alcanza con ser sensibles –hacia nuestro interior y hacia el otro–, curiosos, exploradores de nuestro cuerpo y de lo que va sucediendo y cambiando en cada clase.

Un buen maestro sabe trabajar lo simple del método, avanza hacia lo profundo, bucea en los detalles que subyacen en cada movimiento y llega a los principios básicos del mismo. Avanzar significa no sólo conocer los mecanismos físicos y orgánicos del cuerpo, sino también transitar este camino sensible en el proceso de aprendizaje.

Si perdemos de vista esta multiplicidad de sentidos, el trabajo ideado por Pilates perderá uno de sus legados más importantes. Al crear su método, el gran maestro combinó lo mejor de Oriente y de Occidente. De Oriente toma un principio importante: la observación, la posibilidad de la contemplación personal.

Como su método tiene hoy en día tanta difusión, el desafío consiste en no perder de vista la esencia del trabajo y enseñar Pilates en su totalidad, sin olvidar los principios que lo rigen. Si respetamos esos principios, si vamos más allá de las formas y llegamos al corazón de los ejercicios aprendidos, comprenderemos la riqueza de este método. Pilates es un concepto integrado de entrenamiento y persona.

Y si junto a ello integramos los balones a nuestro entrenamiento descubriremos un nuevo desafío corporal, que nos invita con su forma esférica a explorar y a crecer.

Un mundo nuevo en el concepto del movimiento, siempre hay algo más por descubrir. Un paso más allá de la simple apariencia.

Por María del Huerto Segura: Profesora Nacional de Educación Física. Profesora Universitaria en Artes en “Expresión Corporal “de IUNA. Desde 2004, es la responsable de la visitas a la Argentina de Colleen Craig. Capacita y enseña esferodinamia desde hace 14 años. Es la directora de Esféricos Estudio, pionero en la difusión y enseñanza de Pilates on the Ball en la Argentina. Para más información